CAR­GA­DO DE HIS­TO­RIA

deViajes - - MIVIAJE - Mi­guel Án­gel Hi­dal­go

Me he enamo­ra­do, lo confieso. La cul­pa­ble ha si­do la ciu­dad de Se­go­via. Que­dé ab­sor­to con­tem­plan­do su acue­duc­to, una ma­ra­vi­lla que acu­mu­la un mi­le­nio y que es digno de ver. Es in­creí­ble su es­ta­do de con­ser­va­ción y su per­fec­ta cons­truc­ción. Tam­bién me gus­tó ca­mi­nar por las ca­lles del cas­co an­ti­guo, sin de­jar de pa­sar por el fa­mo­so Me­són Cán­di­do, pegadito al mo­nu­men­to ro­mano. Aquí de­gus­ta­mos sus fa­mo­sos y de­li­cio­sos co­chi­ni­llos. Re­co­noz­co que la ca­pi­tal cas­te­lla­na me ha cau­ti­va­do pa­ra siem­pre y vol­ve­ré cuan­do me sea po­si­ble.

El acue­duc­to se­go­viano.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.