ES UNA PER­LA

deViajes - - MIVIAJE -

Hay lu­ga­res que uno siem­pre lle­va en el co­ra­zón y, en oca­sio­nes, las di­li­gen­cias la­bo­ra­les im­po­nen un re­en­cuen­tro con la pro­pia esen­cia. Es­to me pa­só con Ma­dei­ra. Acu­dí a la is­la por­tu­gue­sa pa­ra tra­ba­jar y apro­ve­ché su pla­ci­dez pa­ra pa­sar una se­ma­na des­can­san­do.

Aquí el sol lu­ce de una for­ma es­pe­cial y la na­tu­ra­le­za siem­pre bri­lla. Os de­jo una ima­gen (a la de­re­cha) de Por­to San­to, una pe­que­ña is­li­ta con un cli­ma pri­vi­le­gia­do, tam­bién en in­vierno. ¿No es evo­ca­do­ra?

Carlos Nó­bre­ga

Re­cién lle­ga­do de unos días en Fun­chal quie­ro tras­mi­ti­ros mi ple­na sa­tis­fac­ción. La ciu­dad es­tá lle­na de vida, so­lo hay que pa­sear por el Mer­ca­do dos La­vra­do­res pa­ra dar­se cuen­ta de la ri­que­za na­tu­ral de Ma­dei­ra. A ti­ro de pie­dra de la ca­pi­tal, tie­nes el pue­ble­ci­to pes­que­ro de Cá­ma­ra de Lo­bos, pre­cio­so por sus bar­qui­tas mul­ti­co­lo­res.

Ber­na­bé Agui­rre

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.