SAN PE­DRO DEL PINATAR Mur­cia

Pla­cer me­di­te­rrá­neo

deViajes - - ESCAPADAS -

El Mar Me­nor, los mo­li­nos de sal, los pi­na­res… ¿Se te ocu­rre al­go me­jor pa­ra no ha­cer na­da? Pues da­te un ba­ño de lo­do: te que­da­rás como nue­va.

Ya no cuen­ta con los ex­ten­sos bos­ques de pi­nos que le die­ron nom­bre, ni con esa po­bla­ción de ja­ba­líes que atraía a ex­clu­si­vos ca­za­do­res, como Al­fon­so XI, pe­ro San Pe­dro del Pinatar si­gue sien­do una de las lo­ca­li­da­des más en­vi­dia­bles de to­do el li­to­ral mur­ciano.

Gran par­te de su éxi­to se de­be a su em­pla­za­mien­to, una ubi­ca­ción de lu­jo en­tre el Mar Me­nor y el Me­di­te­rrá­neo que, en tie­rra, se con­vier­te en el par­que Re­gio­nal Sa­li­nas y Are­na­les de San Pe­dro. Es­te es­pa­cio pro­te­gi­do or­ga­ni­za ru­tas gra­tui­tas es­pe­cia­li­za­das por sus dos gran­des ac­ti­vos –la or­ni­to­lo­gía y la sal– y cuen­ta con un Cen­tro de Vi­si­tan­tes que re­pro­du­ce los dis­tin­tos eco­sis­te­mas del par­que de for­ma di­dác­ti­ca.

LA CA­SA DEL RE­LOJ

Es la jo­ya del mu­ni­ci­pio, no so­lo por su ar­qui­tec­tu­ra –es Bien de In­te­rés Cul­tu­ral y un buen ex­po­nen­te de mo­der­nis­mo del si­glo XIX–, sino por su his­to­ria: era la re­si­den­cia de ve­rano de la fa­mi­lia Ser­vet y en sus de­pen­den­cias fa­lle­ció Emi­lio Cas­te­lar, pre­si­den­te de la I Re­pú­bli­ca. En la ac­tua­li­dad, La Ca­sa del Re­loj (Ctra. Na­cio­nal, 332. 968 18 24 06) aco­ge un res­tau­ran­te y una ex­po­si­ción per­ma­nen­te de es­cul­tu­ra y pin­tu­ra que abre a dia­rio.

Vi­si­ta tam­bién la igle­sia de San Pe­dro Após­tol –del ba­rro­co levantino– y el Mu­seo Ba­rón de Be­ni­fa­yó, con sec­cio­nes de­di­ca­das a la et­no­gra­fía, el ju­gue­te y el ci­ne.

Un mo­lino de sal en San Pe­dro del Pinatar.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.