Ciu­dad de las flo­res

Dis­fru­ta de par­ques y jar­di­nes, le­yen­das y edi­fi­cios co­lo­ri­dos

deViajes - - RUTA -

El es­ta­do de Ve­ra­cruz se ex­tien­de por el Gol­fo de Mé­xi­co con ca­si 800 km de li­to­ral. La ma­yor par­te lo ocu­pan in­men­sas pla­yas, que gra­cias a las cá­li­das tem­pe­ra­tu­ras cos­te­ñas se pue­den dis­fru­tar to­do el año. En el in­te­rior el cli­ma cam­bia, y a me­di­da que avan­ces ha­cia la Re­gión de las Al­tas Mon­ta­ñas, don­de con­flu­yen la Cor­di­lle­ra Neo­vol­cá­ni­ca con la Sie­rra Ma­dre Orien­tal, ve­rás que el pai­sa­je se vuel­ve verde y bos­co­so y la tem­pe­ra­tu­ra más fres­qui­ta. Pe­ro tan­to en una zo­na como en otra des­cu­bri­rás ciu­da­des y pue­blos co­lo­nia­les pre­cio­sos.

To­dos tie­nen en co­mún sus pla­zas –aquí lla­ma­das zó­ca­los– en las que se le­van­tan la ca­te­dral, el ayun­ta­mien­to y man­sio­nes y ma­jes­tuo­sos pa­la­cios con­ver­ti­dos en cen­tros cul­tu­ra­les, ho­te­les o mu­seos. El cen­tro de es­tas pla­zas lo ocu­pan agra­da­bles jar­di­nes lle­nos de flo­res y tu­pi­dos ár­bo­les don­de las ven­de­do­ras de tortillas de maíz, los pues­tos ca­lle­je­ros y los lim­pia­bo­tas com­par­ten es­pa­cio con al­gún ilus­tre de la ciu­dad, que se yer­gue en un pe­des­tal. Son lu­ga­res de en­cuen­tro, so­bre to­do los fi­nes de se­ma­na, cuan­do en la pér­go­la las ban­das de ma­ria­chis mon­tan la “fies­ta pa­dre”.

Co­mien­za tu re­co­rri­do en Xa­la­pa, la ca­pi­tal del Es­ta­do, ubi­ca­da en las es­tri­ba­cio­nes del vol­cán Co­fre Pe­ro­te. Gra­cias a es­te en­cla­ve, ro­dea­do por un bos­que de nie­bla con abun­dan­tes pre­ci­pi­ta­cio­nes, go­za de una ge­ne­ro­sa y co­lo­ri­da ve­ge­ta­ción, mo­ti­vo por el que fue apo­da­da por el na­tu­ris­ta y geó­gra­fo Ale­xan­der Von Hum­boldt “La ciu­dad de las flo­res”.

Pa­ra com­pro­bar­lo, no tie­nes más que di­ri­gir­te al cen­tro de la ciu­dad y vi­si­tar el Par­que Juá­rez. Des­de su mirador pue­des di­vi­sar el ma­jes­tuo­so Pi­co Ori­za­ba, la mon­ta­ña más al­ta de Mé­xi­co, co­ro­na­da por nieves eter­nas y con el bos­que tem­pla­do más al­to del mun­do.

CA­LLE­JO­NES DE LE­YEN­DA

De­lan­te del par­que se en­cuen­tra el Pa­la­cio de la Mu­ni­ci­pa­li­dad y el del Go­bierno, de es­ti­lo neo­clá­si­co, y fren­te a él la ca­te­dral de Xa­la­pa. Des­de aquí des­cien­de por la ca­lle Juan de la Luz En­rí­quez has­ta el ca­lle­jón del Dia­man­te, lu­gar im­pres­cin­di­ble en tu vi­si­ta a la ciu­dad, ya que res­tau­ran­tes, can­ti­nas y pues­tos ca­lle­je­ros se api­ñan en el es­tre­cho es­pa­cio. Es­te es el ca­lle­jón más tu­rís­ti­co, pe­ro exis­ten mu­chos más: el del Obis­po, de la Ca­la­ve­ra, del Pe­rro...

Pa­la­cio del Go­bierno, en Xa­la­pa.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.