Tra­di­ción e his­to­ria se unen en es­ta zo­na

Sa­bo­rea la va­rie­dad: zó­ca­los me­xi­ca­nos, una obra

deViajes - - RUTA -

Cór­do­ba es her­mo­sa, se­ño­rial y ele­gan­te y su fun­da­ción se atri­bu­ye a trein­ta ca­ba­lle­ros españoles. Pe­ro si por al­go es famosa es por­que en 1821 fue el es­ce­na­rio de la fir­ma de los Tra­ta­dos de Cór­do­ba, por los que que­da­ba re­co­no­ci­da la in­de­pen­den­cia de Mé­xi­co de la co­ro­na es­pa­ño­la.

El zó­ca­lo Par­que 21 de Ma­yo es un per­fec­to jue­go ar­qui­tec­tó­ni­co en el que es­tán en­fren­ta­dos, por un la­do, la Ca­te­dral de la In­ma­cu­la­da Con­cep­ción con el Pa­la­cio Mu­ni­ci­pal, don­de se ha­lla el ar­chi­vo his­tó­ri­co mu­ni­ci­pal y una co­pia del do­cu­men­to del tra­ta­do; y por otro, el Por­tal de la Glo­ria –an­ti­gua hos­pe­de­ría pa­ra los gran­des se­ño­res que hoy al­ber­ga la Ca­sa de Cul­tu­ra, la bi­blio­te­ca, y el mu­seo de la ciu­dad– y el Por­tal de Ze­va­llos, en cu­yos sa­lo­nes se fir­ma­ron los Tra­ta­dos. Los so­por­ta­les ac­tual­men­te es­tán ocu­pa­dos por res­tau­ran­tes y ca­fés, don­de es cos­tum­bre to­dos los do­min­gos des- pués de asis­tir a la misa en la Ca­te­dral, co­mer y echar la tar­de, to­man­do el ca­fé y la co­pi­ta de te­qui­la, ame­ni­za­da por mú­si­cos que en­to­nan ma­rim­bas, ja­ro­chos y nor­te­ños.

A po­cos ki­ló­me­tros de Cór­do­ba es­tá Ori­za­ba una pre­cio­sa ciu­dad que en­cie­rra una gran sor­pre­sa: cuen­ta con el úni­co edi­fi­cio art no­veau de to­do Mé­xi­co di­se­ña­do por el ar­qui­tec­to fran­cés Gustave Eif­fel. La es­truc­tu­ra del Pa­la­cio de Hie­rro ( www.ori­za­ba.gob.mx) fue trans­por­ta­da en tres bar­cos des­de el puer­to de Am­be­res y en­sam­bla­da pie­za a pie­za en la ca­lle Ma­de­ro Nor­te, uti­li­zan­do pa­ra ello 823.222 tor­ni­llos. Fue inau­gu­ra­do en 1894 como Pa­la­cio de la Mu­ni­ci­pa­li­dad y ac­tual­men­te al­ber­ga seis mu­seos, sa­las de ex­po­si­cio­nes, el Pla­ne­ta­rio Ro­dol­fo Ne­ri Vela y ofi­ci­nas mu­ni­ci­pa­les y de tu­ris­mo.

Fren­te al pa­la­cio pue­des vi­si­tar la Ca­te­dral San Mi­guel Ar­cán­gel, ubi­ca­da en el Par­que Cas­ti­llo, uno de los más be­llos de la ciu­dad, pre-

si­di­do por un tem­ple­te de hie­rro y en el que se en­cuen­tra el Tea­tro Ig­na­cio de la Lla­ve.

El ac­tual Pa­la­cio de la Mu­ni­ci­pa­li­dad –don­de pue­des ver un mu­ral de Jo­sé Cle­men­te Oroz­co– se ha­lla en las in­me­dia­cio­nes de la Ala­me­da Francisco Ga­bi­lon­do So­ler, uno de los ocho par­ques que po­see la ciu­dad. Te re­co­men­da­mos que vi­si­tes el Par­que Na­cio­nal Ca­ñón del Río Blan­co (Co­lo­nia Ba­rrio Nue­vo) y si es­tás en for­ma, su­bir los 500 Es­ca­lo­nes has­ta los mi­ra­do­res, don­de ade­más de las vis­tas, pue­des dis­fru­tar de la na­tu­ra­le­za del en­torno y vi­si­tar la cas­ca­da del Ele­fan­te

TRAS LOS PA­SOS DE COR­TÉS

Ya en la cos­ta, al nor­te del es­ta­do, en la re­gión de So­ta­ven­to, es­tá La An­ti­gua, una pe­que­ña ciu­dad fun­da­da en 1525 por los españoles como asen­ta­mien­to pa­ra las tro­pas de Her­nán Cor­tés y des­de la que par­ti­rían a la con­quis­ta de Te­noch­titlán, la ac­tual Mé­xi­co DF.

La lo­ca­li­da­de se ex­tien­de por las ori­llas del río Huit­zi­la­pán (de los co­li­brís), que desem­bo­ca a 4 km en el mar y don­de Cor­tés hun­dió sus na­ves pa­ra evi­tar las de­ser­cio­nes de sus hom­bres, que se ne­ga­ban a se­guir al con­quis­ta­dor.

En su Zó­ca­lo, al la­do de la igle­sia del Cris­to del Buen Via­je, se en­cuen­tra el Edi­fi­cio del Ca­bil­do –primer Ayun­ta­mien­to de la Nue­va Es­pa­ña– y fren­te a él, las rui­nas de la ca­sa de Cor­tés, co­mi­da por el tiem­po y una ve­ge­ta­ción in­dó­mi­ta. Por sus es­ca­sos mu­ros caen lia­nas y tre­pan las raí­ces de las cei­bas, un ár­bol que allí al­can­za pro­por­cio­nes des­co­mu­na­les. En la pla­za pue­des ver la Cei­ba de la no­che fe­liz, don­de Cor­tés ama­rró sus na­ves y que hoy ocu­pa to­do el par­que.

Los res­tau­ran­tes lle­nan las ori­llas del río, don­de pue­des dis­fru­tar de una ex­qui­si­ta co­mi­da a ba­se de pes­ca­dos y ma­ris­cos pa­ra des­pués dar­te un pa­seo en bar­ca has­ta la desem­bo­ca­du­ra del río (pre­cio: unos 5 € per­so­na).

Mu­jer ves­ti­da con el tra­je tí­pi­co de Ve­ra­cruz. Co­re is­quo tem re­pe­li­quia prae do­lup­ta­tur, Zó­ca­lo de la lo­ca­li­dad de Ori­za­ba.

Ca­te­dral de Cór­do­ba

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.