Pa­sea en­tre restos ar­queo­ló­gi­cos

Com­bi­na las ac­ti­vi­da­des con la vi­si­ta a an­ti­guas ciu­da­des to­to­na­cas y pi­rá­mi­des im­pre­sio­nan­tes

deViajes - - RUTA -

To­do el Es­ta­do es­tá sem­bra­do de ves­ti­gios ar­queo­ló­gi­cos de los an­ces­tros de los tres pue­blos mo­ra­do­res: to­to­na­cas, chi­nan­te­cas y za­po­ta­cas. Pue­des co­men­zar a in­ter­nar­te en los vericuetos de la his­to­ria de es­tas tres gran­des ci­vi­li­za­cio­nes vi­si­tan­do pri­me­ro el si­tio ar­queo­ló­gi­co de Quiahuiztlán, que sig­ni­fi­ca “Lu­gar de la llu­via” en len­gua náhuatl.

Des­de Ve­ra­cruz si si­gues la ca­rre­te­ra de la cos­ta ha­cia el nor­te, lle­ga­rás al Ce­rro de los Me­ta­les, don­de se en­cuen­tra es­ta zo­na ar­queo­ló­gi­ca. El si­tio fue un asen­ta­mien­to to­to­na­ca, ade­más de for­ta­le­za y ne­cró­po­lis. Cuen­ta con 78 tum­bas re­par­ti­das por to­do el re­cin­to (abre de 9 h a 17 h).

A po­co más de 30 km es­tá Cem­poa­la (pre­cio 3 €), uno de los lu­ga­res más in­tere­san­tes y más ex­ten­sos, que ha­ce ca­si 2.000 años ya es­ta­ba ha­bi­ta­do por cer­ca de 80.000 to­to­na­cas. En el re­cin­to amu­ra­lla­do se en­cuen­tra la Gran Pi­rá­mi­de o Tem­plo del Sol, El Tem­plo Ma­yor con su par­te su­pe­rior ro­dea­da de al­me­nas, el Tem­plo de las Chimeneas, el de la Cruz, el Pa­la­cio de Moc­te­zu­ma... Una se­rie de pi­rá­mi­des trun­ca­das y mo­nu­men­tos cons­trui­dos en mam­pos­te­ría de pie­dras re­don­das y lo más im­pac­tan­te: un círcu­lo, don­de se rea­li­za­ban los sa­cri­fi­cios hu­ma­nos.

En la ciu­dad s e pro­du­jo uno de los en cuen­tros his­tó­ri­co sen­tre Her ná n Cor­tés y el Ca­ci­que to­to­na­ca apo­da­do El Gor­do, que con­clui­ría con la con­quis­ta de Te­noch­titlán, la ac­tual ca­pi­tal, Mé­xi­co DF.

La his­to­ria cuen­ta que cuan­do lle­ga­ron los con­quis­ta­do­res españoles, los to­to­na­cas no pa­sa­ban por su me­jor mo­men­to. In­va­di­dos por Moc­te­zu­ma se en­con­tra­ban so­me­ti­dos ala cruel­dad del az­te­ca que les exi­gía el sa­cri­fi­cio de sus pri­mo­gé­ni--

tos como tri­bu­tos a los dio­ses. La lle­ga­da de Cor­tés, que su­pues­ta­men­te en al­gún si­tio es­ta­ba es­cri­ta, fue pro­vi­den­cial pa­ra El Gor­do, que no du­do en pe­dir ayu­da a aque­llos hom­bres bar­bu­dos y mon­ta­dos en bes­tias ja­más vis­tas. Una pe­que­ña tro­pa de sol­da­dos y un gran con­tin­gen­te de gue­rre­ros to­to­na­cas de­rro­ca­ron al in­va­sor en Quiahuiztlán y el Gor­do en agra­de­ci­mien­to mos­tró a Cor­tés el ca­mino ha­cia la ca­pi­tal del Im­pe­rio Az­te­ca.

VES­TI­GIOS TO­TO­NA­CAS

Cer­ca del pue­blo de Pa­pantla pue­des vi­sit ar l a me­tró­po­li de El Ta­jín, co­no­ci­da como la “Ciu­dad del trueno”, ca­pi­tal de los to­to­na­cas. Es­ta ciu­dad tu­vo su ma­yor apo­geo en­tre los si­glos VIII y XIII pa­ra des­pués su­mir­se en el aban­dono sin que se se­pa la cau­sa apa­ren­te (abre de 8 h a 17 h. Pre­cio: 3 €).

De la in­men­sa ex­ten­sión que ocu­pa­ba ori­gi­nal­men­te, so­lo es­tá des­en­te­rra­da en un 20% de su to­ta­li­dad, pe­ro lo po­co que hay es de una be­lle­za que so­bre­co­ge (fue de­cla­ra­do Pa­tri­mo­nio Mun­dial por la Unes­co en 1992). Aquí se le­van­tan pi­rá­mi­des, tem­plos, pa­la­cios y va­rias can­chas des­ti­na­das al jue­go de pe­lo­ta.

La jo­ya del re­cin­to es La Pi­rá­mi­de de los Ni­chos, una de las más im­pre­sio­nan­tes y me­jor con­ser­va­das con sie­te pla­ta­for­mas es­ca­lo­na­das don­de se abren 365 hue­cos re­pre­sen­tan­do ca­da día del año y con­si­de­ra­da por ello un ca­len­da­rio so­lar.

Al la­do se en­cuen­tra una ex­pla­na­da con sus co­rres­pon­dien­tes pi­rá­mi­des en­fren­ta­das que ha­cían de gra­das pa­ra el jue­go de pe­lo­ta. En los mu­ros es­tán gra­ba­das es­ce­nas y so­bre to­do del sa­cri­fi­cio de los ga­na­do­res (los per­de­do­res no sa­lían en el gra­ba­do).

Alo­ja­mien­to de Mé­xi­co

Verde.

Vo­la­do­res de Pa­pantla.

Pi­rá­mi­de de los Ni­chos, en El Ta­jín.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.