El sol de Ale­ma­nia

deViajes - - PORTADA -

La Sel­va Ne­gra es­tá ubi­ca­da al su­r­oes­te de Ale­ma­nia, en el es­ta­do fe­de­ra­do de Ba­den-Wur­tem­berg, cu­ya ca­pi­tal es Stutt­gart. Pe­ro, si pre­gun­ta­mos a los lu­ga­re­ños de es­ta le­gen­da­ria re­gión mon­ta­ño­sa cuál es su ca­pi­tal, sin du­da di­rán que Fri­bur­go.

Cuan­do en 1120 el duque Con­ra­do de Zäh­rin­ger fun­dó Fri­bur­go, a la ciu­dad se le con­ce­die­ron pri­vi­le­gios y li­ber­ta­des es­pe­cia­les; y ese fue el ori­gen de su nom­bre. Frei­burg: ciu­dad li­bre (Frei sig­ni­fi­ca li­bre y Burg an­ti­gua­men­te sig­ni­fi­ca­ba ciu­dad). No po­dían ha­ber ele­gi­do un me­jor nom­bre pa­ra es­ta ciu­dad uni­ver­si­ta­ria, bohe­mia, crea­ti­va... y verde. Di­cen que su al­cal­de va en bi­ci­cle­ta al tra­ba­jo, lo cual no po­día ser de otro mo­do en la ciu­dad más ecológica de Ale­ma­nia –go­ber­na­da por el par­ti­do die Grü­nen (los ver­des)–, y un ver­da­de­ro ejem­plo de sos­te­ni­bi­li­dad. Ha­blan­do de bi­ci­cle­tas, es im­po­si­ble ima­gi­nar­se es­ta ciu­dad, de 220.000 ha­bi­tan­tes, sin ellas y sin su nos­tál­gi­co tran­vía que re­cuer­da otros tiem­pos cir­cu­lan­do por el en­tre­si­jo de pin­to­res­cas ca­lles que con­for­man el cen­tro his­tó­ri­co, don­de lo que prác­ti­ca­men­te no ve­rás, se­rán co­ches.

Al lle­gar al Park Ho­tel Post ( www.park­ho­tel-post.de) en el cen­tro de Fri­bur­go (a po­cos mi­nu­tos del cas­co his­tó­ri­co y a tan só­lo 2 mi­nu­tos a pie de la Es­ta­ción Cen­tral), tras re­ci­bir­nos con una son­ri­sa y al­go pa­ra be­ber, nos in­for­man de que el ho­tel tie­ne a nues­tra dis­po­si­ción bi­ci- cle­tas (gratis) y ebi­kes (bi­ci­cle­ta elec­tró­ni­ca; 15 € al día). La re­cep­ción, re­ple­ta de li­bros, pa­re­ce una de esas li­bre­rías-ca­fe­te­rías de mo­da.

EN PLENO CEN­TRO

Las pro­pie­ta­rias de es­te ho­tel, Kers­tin Bas­sen­ge y Conny Eh­ret, han con­se­gui­do que su aco­ge­dor ho­tel de 45 ha­bi­ta­cio­nes, ubi­ca­do en un be­llo edi­fi­cio mo­der­nis­ta des­de 1904, se ha­ya con­ver­ti­do en el ho­gar de los es­cri­to­res de to­do el mun­do cuan­do vi­si­tan Fri­bur­go.

Ca­da ha­bi­ta­ción es­tá de­di­ca­da al au­tor que per­noc­tó en ella, ex­cep­to la que re­ci­be el nom­bre de la ar­qui­tec­ta que di­ri­ge las obras de la Ca­te­dral de Fri­bur­go, y la de un cé­le­bre fo­tó­gra­fo, au­tor de las nu­me­ro­sas fo­tos de Fri­bur­go que nos en­con­tra­mos por to­do el ho­tel, y nos des­pier­tan las ga­nas de sa­lir sin de­mo­ra a des­cu­brir la ciu­dad.

Na­da más sa­lir del ho­tel, nos sor­pren­de ver un vi­ñe­do en pleno cen­tro de la ciu­dad. Al acer­car­nos, ve­mos que se tra­ta del Par­que Co­lom­bi, en el cual es­tán re­pre­sen­ta­das las dis­tin­tas vi­des que cre­cen en es­ta re­gión, y así nos en­te­ra­mos de que es­ta­mos en una de las re­gio­nes vi­ti­vi­ní­co­las más im­por­tan­tes de Ale­ma­nia.

Con­ti­nua­mos nues­tro pa­seo y des­cu­bri­mos un pre­cio­so edi­fi­cio de es­ti­lo gó­ti­co in­glés (del si­glo XIX): el Pa­la­ce­te Co­lom­bi, que hoy día al­ber­ga el Mu­seo Ar­queo­ló­gi­co de Fri­bur­go (Rot­tec­kring, 5. 00 49761 201 25 71. www. frei­burg.de/mu­seen).

Con­tra­ven­ta­na tí­pi­ca de la re­gión. Flo­res y bi­cis, dos clá­si­cos en la ciu­dad.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.