No, no es un sue­ño

deViajes - - PORTADA -

La re­gión de la que te va­mos a ha­blar, que se en­cuen­tra a las puer­tas de Fri­bur­go, es la zo­na de la Sel­va Ne­gra con las mon­ta­ñas más al­tas, de ahí su de­no­mi­na­ción Al­ta Sel­va Ne­gra. Aquí se en­cuen­tra el Feld­berg, que con sus 1493 m. de al­ti­tud es la ci­ma más ele­va­da de la Sel­va Ne­gra, los gran­des la­gos Ti­ti­see y Schluch­see, y la gar­gan­ta Wu­tachs­chlucht, el ma­yor ca­ñón de Eu­ro­pa.

Es­ta­mos desean­do ex­plo­rar to­dos esos im­pre­sio­nan­tes pa­ra­jes na­tu­ra­les, pe­ro an­tes nos pa­ra­mos un mo­men­to a ad­mi­rar las mag­ní­fi­cas vis­tas al la­go Ti­ti­see des­de nues­tro ho­tel: el Ale­man­nen­hof ( www.ho­tel-ale­man­nen­hof.de). Es­te co­que­to “ho­tel bou­ti­que” es una lo­gra­da mez­cla en­tre mo­der­ni­dad y tra­di­ción. El pre­cio­so edi­fi­cio de ma­de­ra es una ré­pli­ca de la ca­sa que des­cri­be el es­cri­tor Ri­chard Schi­lling en su li­bro La an­ti­gua ca­sa pin­to­res­ca de la Sel­va Ne­gra.

Al ver las ha­bi­ta­cio­nes, nos que­da­mos bo­quia­bier­tos. La idea, se­gún nos cuen­ta Tho­mas Drub­ba, pro­pie­ta­rio de es­te be­llo ho­tel, era unir el con­fort del mo­bi­lia­rio mo­derno (ba­ños con las pa­re­des de cris­tal pa­ra ver el la­go des­de la du­cha) con to­ques re­gio­na­les, como por ejem­plo ls ca­be­ce­ros de las ca­mas he­chos de pe­que­ñas te­jas de ma­de­ra, o con los tí­pi­cos pom­po­nes de los som­bre­ros del tra­je re­gio­nal.

Otro de l os pun­tos f uer­tes del ho­tel Ale­man­nen­hof es la gas­tro­no­mía, de lo cual no te­ne­mos la me­nor du­da tras de­lei­tar­nos con un “duo de mous­se de sal­món y mous­se de guisantes con es­pu­ma de pes­ca­do y li­ma, y ge­la­ti­na de jen­gi­bre, con cru­jien­te de za­naho­ria”, y de se­gun­do pla­to un “so­lo­mi­llo de ter­ne­ra le­chal con sal­sa de mer­lot y se­tas can­ta­re­las, con ni­dos de ta­lla­ri­nes a la sal­via”, to­do re­ga­do por una edi­ción li­mi­ta­da de un ex­ce­len­te cuvée que ela­bo­ran en el ho­tel.

ALO­JA­MIEN­TO CON VIS­TAS

El ho­tel Ale­man­nen­hof po­see su pro­pio em­bar­ca­de­ro, y las pa­no­rá­mi­cas del la­go des­pier­tan las ga­nas de ha­cer un re­la­jan­te pa­seo en bar­co (en­tra­da gratis con la tar­je­ta de la Al­ta Sel­va Ne­gra. www.boo­te-ti­ti­see.de). Du­ran­te me­dia ho­ra dis­fru­ta­mos del mag­ní­fi­co pa­no­ra­ma que nos ofre­ce es­te be­llo la­go, en­mar­ca­do por un den­so bos­que de es­bel­tas co­ní­fe­ras.

De­sem­bar­ca­mos en el cen­tro del pue­blo que re­ci­be el mis­mo nom­bre que el la­go: Ti­ti­see, uno de los des­ti­nos tu­rís­ti­cos más fa­mo­sos de Ale­ma­nia. Al deam­bu­lar por la ani­ma­da ca­lle Sees­tras­se, com­pren­de­mos el por­qué. En las nu­me­ro­sas tien­das de sou­ve­nirs, ar­te­sa­nía, re­lo­jes de cu­co, em­bu­ti­dos... es­tán per­fec­ta­men­te re­pre­sen­ta­das las tra­di­cio­nes de la Sel­va Ne­gra.

Una de las co­sas que más te lla­ma­rán la aten­ción en la Al­ta Sel­va Ne­gra es que, a pe­sar de en­con­trar­se en uno de los paí­ses más in­dus­tria­li­za­dos de Eu­ro­pa, los ha­bi­tan­tes de es­ta re­gión cul­ti­van con or­gu­llo las cos­tum­bres de sus ma­yo­res, y son pre­ci­sa­men­te esas tra­di­cio­nes las que con­vier­ten la Sel­va Ne­gra en un lu­gar úni­co.

Aquí tam­bién se ela­bo­ran bue­nos pro­duc­tos

lác­teos de ca­bra.

Mu­seo del ja­món ahu­ma­do.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.