Ca­pi­tal de la his­to­ria

deViajes - - CIUDAD -

Dos len­guas ofi­cia­les –fran­cés y neer­lan­dés– que con­vi­ven en to­dos los car­te­les, mi­les de di­plo­má­ti­cos, or­ga­nis­mos ofi­cia­les, más de 20.000 pe­rio­dis­tas acre­di­ta­dos per­ma­nen­te­men­te y una po­bla­ción de ida y vuel­ta en­tre la me­tró­po­li y el Congo, Bu­run­di y Ruan­da, las an­ti­guas co­lo­nias del país for­man, a gran­des ras­gos, la ca­pi­tal de Eu­ro­pa.

De puer­tas pa­ra aden­tro, le­jos del Par­la­men­to Eu­ro­peo y del Ato­mium, de ese es­pí­ri­tu eu­ro­peís­ta que a ve­ces mo­no­po­li­za to­do, Bru­se­las es tam­bién la ca­pi­tal de fla­men­cos y va­lo­nes: una ba­bel don­de na­ció par­te de nues­tra his­to­ria.

Es­te ai­re cos­mo­po­li­ta es lo pri­me­ro que se res­pi­ra al en­trar en la Grand Pla­ce, un es­pa­cio re­du­ci­do y con una mez­cla de es­ti­los caó­ti­ca pe­ro con una ar­mo­nía y pro­por­cio­nes que le han va­li­do la dis­tin­ción de Pa­tri­mo­nio Mun­dial por la Unes­co.

Ade­más del Ayun­ta­mien­to y de las fa­cha­das de los an­ti­guos gre­mios y sec­to­res eco­nó­mi­cos per­fec­ta­men­te iden­ti­fi­ca­das, es­ta pla­za es­tá re­ple­ta de his­to­rias: aquí vi­vió Víc­tor Hu­go du­ran­te su exi­lio, aquí fir­ma­ron Marx y En­gels su fa­mo­so Ma­ni­fies­to y aquí coin­ci­die­ron la emi­so­ra de la BBC y una ofi­ci­na de la Ges­ta­po du­ran­te la II Gue­rra Mun­dial, aun­que nun­ca lle­ga­ron a en­con­trar­se.

Úne­te a los run­ners de Old City, una de las ru­tas que pro­po­ne Brus­sels Sight­jog­ging ( www. brus­sels­sight­jog­ging.com) pa­ra ex­plo­rar el co­ra­zón de la ciu­dad a gol­pe de foo­ting (12,50 €) o, sim­ple­men­te, pa­sea por las Ga­le­rías Saint Hu­bert –las pri­me­ras co­mer­cia­les cu­bier­tas de Eu­ro­pa– y vi­si­ta dos jo­yas gó­ti­cas de la ar­qui­tec­tu­ra re­li­gio­sa: la ca­te­dral –es­pec­ta­cu­la­res sus vi­drie­ras– y No­tre-Dame du Sa­blon, jun­to a un cu­rio­so par­que ro­dea­do de es­ta­tuas.

EN EL MON­TE DE LAS AR­TES

Re­gre­sa so­bre tus pa­sos pa­ra ver otra fo­to obli­ga­da: la mi­nús­cu­la fuen­te de Man­ne­ken Pis, el ni­ño des­nu­do que ori­na per­ma­nen­te­men­te y que, aun­que so­lo se vis­te en oca­sio­nes es­pe­cia­les, cuen­ta con más de 900 tra­jes.

Es­tás muy cer­ca del Mon­te de las Ar­tes, un gran com­ple­jo cul­tu­ral e his­tó­ri­co con­ce­bi­do por Leo­pol­do II que reúne va­rios mu­seos –BEL­vue, BO­ZAR, el Ma­grit­te, el del Ci­ne…–, el Pa­la­cio Real y la Bi­blio­te­ca. Ade­más de las vis­tas, la jo­ya de es­te es­pa­cio es el Cou­den­berg ( www.cou­den­berg.com), los restos del an­ti­guo Pa­la­cio Real, don­de Carlos V vi­vió y don­de ter­mi­nó ab­di­can­do en su hi­jo Fe­li­pe II. Si te sue­na, es­tás en lo cier­to: par­te de es­ta ga­le­ría apa­re­ce en la se­rie te­le­vi­si­va Isabel.

En­tra­da del Cou­den­berg Mu­seum.

Ex­te­rior de la igle­sia No­tre-Dame du Sa­blon.

En­ca­jes en Ma­rie Co­ton, jun­to a la Grand Pla­ce.

Man­ne­ken Pis, con uno de sus tra­jes.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.