EL CO­MER­CIO DE LA SAL

deViajes - - DOSSIER -

Mien­tras des­pun­tan las pri­me­ras lu­ces me di­ri­jo ha­cia el lu­gar en el que ha­ce unas ho­ras ha­bía­mos vis­to el cam­pa­men­to de ca­me­llos. La vi­sión es im­pre­sio­nan­te. No ha sa­li­do to­da­vía el sol y mi­les de ca­me­llos, en un or­den enig­má­ti­co e in­com­pren­si­ble an­te tan­ta mag­ni­tud de ani­ma­les, se en­ca­mi­nan a rit­mo len­to ha­cia el in­fi­ni­to. La ca­ra­va­na se pier­de en el ho­ri­zon­te. Nun­ca pen­sé que po­dría lle­gar a vi­vir es­te mo­men­to y mu­cho me­nos que ca­ra­va­nas así exis­tie­ran en nues­tros días. Se di­ri­gen ha­cia las zo­nas de ex­trac­ción de sal pa­ra car­gar los lo­mos de los ani­ma­les y trans­por­tar los blo­ques has­ta las tie­rras al­tas. Des­de allí, los ca­mio­nes se­gui­rán su trans­por­te has­ta dis­tri­buir­lo en el in­te­rior del país. Po­cos ki­ló­me­tros des­pués de ini­ciar la ru­ta con nues­tros 4×4 pa­ra se­guir a las ca­ra­va­nas, nos ve­mos atra­pa­dos por los ba­rri­za­les pro­du­ci­dos por la llu­via de la no­che an­te­rior. Es­ta­mos en me­dio de un gi­gan­tes­co la­go por el que van des­apa­re­cien­do las ca­ra­va­nas mien­tras no­so­tros nos afa­na­mos en desatas­car los co­ches: es im­po­si­ble con­ti­nuar con los vehícu­los has­ta la zo­na de ex­trac­ción de sal.

Las ca­ra­va­nas de ca­me­llos son to­do un es­pec­tácu­lo.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.