BIEN­VE­NI­DOS AL IN­FIERNO

deViajes - - DOSSIER -

Ini­cia­mos la mar­cha. Se­gún el guía afar te­ne­mos en­tre 15 y 25 km has­ta la cum­bre del vol­cán. Cae la no­che y subimos a rit­mo len­to pa­ra aho­rrar ener­gía: su­bir de día ha­bría si­do un sui­ci­dio. A me­dia la­de­ra, un ro­jo res­plan­dor so­bre la mon­ta­ña nos so­bre­co­ge y un fuer­te olor a azu­fre nos in­di­ca que ya ca­si he­mos lle­ga­do. Por fin al­can­za­mos la ci­ma. Ba­jo no­so­tros se abre otra cal­de­ra que emi­te vio­len­tas ex­plo­sio­nes de co­lor ro­jo. De re­pen­te, apa­re­ce el gran la­go de la­va in­can­des­cen­te, el úni­co del mun­do. El si­len­cio es ro­to por un con­ti­nuo bor­bo­teo que re­cuer­da las olas del mar y vio­len­tas ex­plo­sio­nes que lo ilu­mi­na to­do. Al ama­ne­cer, el sol des­cu­bre gi­gan­tes­cas pla­cas azu­la­das de la­va que han for­ma­do un es­ce­na­rio má­gi­co, irreal y abs­trac­to. Los por­tea­do­res nos in­di­can des­de lo al­to que te­ne­mos que ini­ciar el des­cen­so: de lo con­tra­rio, su­fri­re­mos por cul­pa de las ele­va­das tem­pe­ra­tu­ras. Lle­ga­mos a los vehícu­los ex­haus­tos. El 4×4 en el que via­jo se ha que­da­do sin trac­ción en las cua­tro rue­das, lo que di­fi­cul­ta nues­tro avan­ce. Se­gui­mos sal­van­do los co­ches pa­ra lle­gar a Da­llol. Ro­da­mos por una fi­na cor­te­za de sal has­ta un lu­gar que po­dría ser Mar­te, don­de el sue­lo se ha con­ver­ti­do en una su­per­fi­cie de un ra­bio­so y os­cu­ro tono ro­ji­zo. Se­gui­mos a pie, es­col­ta­dos por mi­li­ta­res que nos pro­te­gen de po­si­bles ata­ques. Si en el vol­cán la na­tu­ra­le­za ha­bía crea­do be­llí­si­mas for­ma­cio­nes de la­va, aquí di­bu­ja un au­tén­ti­co mu­seo al ai­re li­bre, un jue­go de co­lo­res y for­mas que los géi­se­res es­cu­pen del in­te­rior de la tie­rra: es­ta­mos en el más allá.

Los mi­ne­ra­les crean to­na­li­da­des

sor­pren­den­tes.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.