UN PUE­BLO AN­CES­TRAL CON ES­PÍ­RI­TU NÓ­MA­DA

deViajes - - DOSSIER -

La de­pre­sión del Da­na­kil es la re­gión más cá­li­da del pla­ne­ta, con una me­dia anual dia­ria de 34ºC.Aquí vi­ven los afar, un pue­blo de­di­ca­do a la ga­na­de­ría nó­ma­da y la ex­trac­ción de sal: pa­re­ce in­creí­ble que los afar pue­dan vi­vir en es­te me­dio tan hos­til du­ran­te to­dos los días de su vida sin lle­gar a con­su­mir­se. Es­ta tri­bu, que se ex­tien­de al nor­te del de­sier­to del Da­na­kil, es co­no­ci­da por la fe­ro­ci­dad de sus gue­rre­ros. Has­ta ha­ce po­co, los com­ba­tien­tes de es­ta tri­bu mos­tra­ban con or­gu­llo los tes­tícu­los de al­gún ad­ver­sa­rio que ha­bían ma­ta­do. Hoy, aun­que sin lle­gar a ese ex­tre­mo, si­guen sien­do un gru­po te­mi­do por sus ve­ci­nos. Los oro­mo, tri­bu que se en­cuen­tra en sus pro­xi­mi­da­des, van ar­ma­dos con fu­si­les de asal­to pa­ra pro­te­ger­se del ro­bo de ga­na­do que su­fren pe­rió­di­ca­men­te por par­te de los afar. Sin em­bar­go, cuan­do lle­ga­mos a su te­rri­to­rio nos en­con­tra­mos una reali­dad muy di­fe­ren­te. Le­jos de lo que ha­bía­mos es­cu­cha­do, la po­bla­ción afar es muy ama­ble y hos­pi­ta­la­ria. El en­cuen­tro con los pri­me­ros ca­ra­va­ne­ros es ca­si como trans­por­tar­nos en el tiem­po. Sub­sis­ten gra­cias al co­mer­cio de la sal y eso se ha­ce pal­pa­ble al lle­gar al la­go Afue­ra, si­tua­do ca­si a 150 me­tros ba­jo el ni­vel del mar. Un ba­ño en sus sa­li­nas aguas nos re­la­ja y re­con­for­ta del ca­lor pa­sa­do du­ran­te to­da la jor­na­da.Al te­ner una al­ta con­cen­tra­ción de sal nos po­de­mos ba­ñar y flo­tar sin hun­dir­nos, del mis­mo mo­do que su­ce­de en las aguas del Mar Muer­to. Dor­mi­mos al ai­re li­bre so­bre unos ca­mas­tros de ma­de­ra. En es­te lu­gar no ha­cen fal­ta las mos­qui­te­ras: po­cos in­sec­tos se­rían ca­pa­ces de so­por­tar tan­ta se­que­dad y ca­lor.

Una mu­jer de la et­nia afar.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.