POR LAS AU­TO­PIS­TAS DE BA­RRO

deViajes - - DOSSIER -

Si­go asom­brán­do­me con el im­pre­sio­nan­te pai­sa­je de mon­ta­ña, que las nu­bes acen­túan aún más. Etio­pía es un país fas­ci­nan­te, con una ex­tra­or­di­na­ria di­ver­si­dad pai­sa­jís­ti­ca y ét­ni­ca que con­vier­te es­te es­ce­na­rio en úni­co. Has­ta hoy no me ha­bía da­do cuen­ta de un de­ta­lle que po­dían imi­tar el res­to de paí­ses afri­ca­nos: la fal­ta de bol­sas de ba­su­ra ti­ra­das por cual­quier si­tio, la ca­si inexis­ten­cia de mo­to­ci­cle­tas y la au­sen­cia de fu­ma­do­res. Al cir­cu­lar por la pis­ta, no­ta­mos que por aquí no ha pa­sa­do un ex­tran­je­ro des­de ha­ce tiem­po. La for­ma en que nos mi­ran y el mie­do de los ni­ños da prue­ba de ello. Al lle­gar a Du­rro ve­mos que se­rá im­po­si­ble se­guir. La pis­ta tie­ne trá­fi­co nu­lo, es­tá to­tal­men­te em­ba­rra­da y as­cien­de a más de 3.000 me­tros. Du­rro es un ce­na­gal. Hoy es día de mer­ca­do y el pue­blo es­tá lleno de gen­te que ca­mi­na des­cal­za, un alar­de de equi­li­brios por sus em­pi­na­das ca­lles.

Las llu­vias to­rren­cia­les son fre­cuen­tes.

El río Omo con­cen­tra gran nú­me­ro de es­pe­cies ani­ma­les y et­nias.

Juan An­to­nio Mu­ñoz, au­tor del re­por­ta­je, con una ha­mer.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.