EN­TRE ALOE Y VOL­CA­NES

deViajes - - NUESTRO VIAJE -

Cuan­do ob­ser­ves la oro­gra­fía de Fuer­te­ven­tu­ra te cos­ta­rá creer la fa­ma que tu­vo como gra­ne­ro de Ca­na­rias has­ta los años 70. Sus enor­mes ex­ten­sio­nes de are­na, como las du­nas de Co­rra­le­jo (en la ima­gen), y las fan­tás­ti­cas pla­yas –en­tre las que se al­za So­ta­ven­to, con sus 27 km de are­nal– le per­mi­ten ser ele­gi­da ca­da año por dos mi­llo­nes de tu­ris­tas. Es tam­bién un pa­raí­so pa­ra los geó­lo­gos por ate­so­rar 22 mi­llo­nes de años de an­ti­güe­dad.

A mí me han atra­pa­do los atar­de­ce­res des­de el chill out de Bar­ce­ló Fuer­ten­ven­tu­ra Thalasso Spa, los cam­pos de aloe en el ca­mino ha­cia la bella Be­tan­cu­ria y la pla­ci­dez que me re­ga­ló una tra­ve­sía en ca­ta­ma­rán.

Be­lin­da Gue­rre­ro Re­dac­to­ra en De­Via­jes

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.