Aún hay más: co­lo­ri­dos mer­ca­dos, agra­da­bles ca­na­les, sal­chi­chas gi­gan­tes, de­li­cio­sa tar­ta de que­so...

deViajes - - PORTADA -

En po­cos mi­nu­tos lle­ga­mos al cas­co an­ti­guo de la ciu­dad, con ria­chue­los ca­na­li­za­dos que sur­can las ca­lles. Los hi­cie­ron en el si­glo XI pa­ra abas­te­cer de agua a la ciu­dad y apa­gar los in­cen­dios. Si­guien­do su cau­ce y sin de­jar de mi­rar los mo­sai­cos de las ace­ras, lle­ga­mos a la Pla­za del Ayun­ta­mien­to.

En reali­dad, de­be­rían lla­mar­la de los ayun­ta­mien­tos, ya que tie­nen dos, uno jun­to al otro. El Ayun­ta­mien­to An­ti­guo (1559) hoy día al­ber­ga la ofi­ci­na de tu­ris­mo. En el Ayun­ta­mien­to Nue­vo (1901) an­ti­gua­men­te se en­con­tra­ba la fa­cul­tad de me­di­ci­na de la Uni­ver­si­dad de Fri­bur­go, la cual fue fun­da­da en 1457.

En es­ta his­tó­ri­ca pla­za tam­bién ve­mos la igle­sia San Mar­tin, cons­trui­da en torno al 1300 como igle­sia de un con­ven­to fran­cis­cano. En el cen­tro de la pla­za se al­za la es­ta­tua de Bert­hold Sch­warz, el in­ven­tor de la pól­vo­ra ne­gra. Si se­gui­mos por la ca­lle Fran­zis­ka­ner­gas­se po­de­mos ad­mi­rar la Ca­sa de la Ba­lle­na, con su mag­ní­fi­co vo­la­di­zo del gó­ti­co tar­dío so­bre el por­tal, en la que re­si­dió Eras­mo de Rot­ter­dam.

Tras cru­zar la ar­te­ria co­mer­cial de Fri­bur­go, la ca­lle Kai­ser-Jo­seph-Stras­se, lle­ga­mos a la Pla­za de la Ca­te­dral ( www.frei­burg.de/muens­ter­markt), con la “to­rre más bella de la cris­tian­dad”, se­gún di­cen por es­tos la­res.

La ca­te­dral es ver­da­de­ra­men­te im­pre­sio­nan­te pe­ro, an­tes de en­trar, da­mos una vuel­ta a su al­re­de­dor, no só­lo pa­ra ad­mi­rar su ar­qui­tec­tu­ra gó­ti­ca, sino tam­bién pa­ra ver las be­llas ca­sas bur­gue­sas, en­tre las que des­ta­can el Al­ma­cén His­tó­ri­co (si­glo XVI) y la Ca­sa Wen­tzin­ger (en la que se en­cuen­tra el Mu­seo His­tó­ri­co Mu­ni­ci­pal) y, có­mo no, pa­ra dis­fru­tar del mer­ca­do que tie­ne lu­gar to­dos los días por la ma­ña­na, ex­cep­to los do­min­gos.

Es­te mer­ca­do es un ver­da­de­ro pla­cer, con sus co­lo­ri­dos pues­tos de fru­tas y ver­du­ras re­gio­na­les, flo­res, ar­te­sa­nía y, por su­pues­to, las fa­mo­sas sal­chi­chas. No de­jes de pro­bar la pre­fe­ri­da de los fri­bur­gue­ses, la Frei­bur­ger Lan­ge Ro­te, de 28 cm. Y de pos­tre: prue­ba la me­jor tar­ta de que­so del mun­do en el pues­to de Ste­fans Kä­se­ku­chen ( www.ste­fan-kae­se­ku­chen.de. Tar­ta gran­de: 8 €). Con ener­gías re­no­va­das, en­tra­mos en la ca­te­dral, cu­ya cons­truc­ción co­men­zó el duque Ber­told V de Zäh­rin­gen en 1200 y du­ra has­ta nues­tros días. De en­tre to­dos sus te­so­ros fí­ja­te en el tím­pano y las be­llí­si­mas vi­drie­ras de co­lo­res, ori­gi­na­les de la Edad Me­dia.

MÁS ATRAC­TI­VOS

Tras vi­si­tar la ca­te­dral, nos di­ri­gi­mos a tres de las ca­lles con más en­can­to de Fri­bur­go, la

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.