Pa­la­da­res atre­vi­dos

deViajes - - PORTADA MALDIVAS -

Aun­que pue­da pa­re­cer una ob­vie­dad, cuan­do ha­bla­mos de gas­tro­no­mía mal­di­via­na nos to­ca ha­blar de pes­ca­do y de co­co. En un país don­de so­lo el 1% es tie­rra, con­cre­ta­men­te is­las co­ra­li­nas pla­ga­das de co­co­te­ros, no hay que dar­le mu­chas vuel­tas pa­ra adi­vi­nar qué es lo que más se co­me aquí. El pes­ca­do en Mal­di­vas sue­le con­su­mir­se ahu­ma­do, se­co, fri­to o asa­do a la bar­ba­coa y en­tre el am­plio aba­ni­co de es­pe­cies que se pes­can en es­tas aguas, el más co­mún y apre­cia­do es el atún. Los mal­di­via­nos sue­len to­mar pes­ca­do en to­das sus co­mi­das, in­clu­so en el desa­yuno, que sue­le con­sis­tir en val­hoa­mas (pes­ca­do ahu­ma­do) acom­pa­ña­do de co­co ra­lla­do, ce­bo­lla, chile y zu­mo de li­ma. Por suer­te los re­sorts siem­pre ofre­cen al­ter­na­ti­vas más adap­ta­das a los gus­tos in­ter­na­cio­na­les, como la fru­ta fres­ca, la bo­lle­ría y el ca­fé.

Cuan­do lle­ves unos días aquí com­pro­ba­rás que la ga­rud­hi­ya vie­ne a ser a Mal­di­vas lo que la pae­lla o la tor­ti­lla de pa­ta­tas a Es­pa­ña, es de­cir, el pla­to que to­do vi­si­tan­te ex­tran­je­ro de­be pro­bar. Se tra­ta de una so­pa he­cha con atún, curry y es­pe­cias lo­ca­les, en­tre ellas el chile mal­di­viano, un ver­da­de­ro de­mo­nio verde so­lo ap­to pa­ra pa­la­da­res muy acos­tum­bra­dos al pi­can­te.

Los pos­tres lo­ca­les sue­len te­ner como ba­se el co­co y vie­nen en for­ma de ro­lli­tos fri­tos ( huni fol­hi), pas­te­li­llos ( fo­ni boa­ki­baa) y otras mil for­mas ima­gi­na­bles. Como ve­rás, el in­ge­nio de los co­ci­ne­ros lo­ca­les no tie­ne fin cuan­do de apro­ve­char los co­co­te­ros se re­fie­re: tam­bién usan como in­gre­dien­te la sa­via de las pal­me­ras, con la que ela­bo­ran un si­ro­pe pa­re­ci­do a la miel ( raa) y li­co­res como el toddy.

Si te in­tere­sa la gas­tro­no­mía y quie­res apren­der las re­ce­tas lo­ca­les, pue­des apun­tar­te a uno de los cur­sos de co­ci­na mal­di­via­na que se or­ga­ni­zan en al­gu­nos re­sorts. La jor­na­da sue­le co­men­zar con una pre­sen­ta­ción de los dis­tin­tos in­gre­dien­tes lo­ca­les y una ex­pli­ca­ción so­bre su equi­va­len­cia, al­go que te se­rá de mu­cha uti­li­dad si pre­ten­des co­ci­nar las re­ce­tas apren­di­das una vez lle­gues a ca­sa.

Los cur­sos sue­len du­rar me­dio día e in­clu­yen la pre­pa­ra­ción de tres o cua­tro pla­tos tra­di­cio­na­les, como la ga­rud­hi­ya, los currys de pes­ca­do y al­gu­nos dul­ces lo­ca­les. Tras la pre­pa­ra­ción, los pla­tos se sir­ven como al­muer­zo. El cur­so de co­ci­na es una ac­ti­vi­dad muy in­tere­san­te que ayu­da a com­pren­der me­jor la cul­tu­ra de es­te país. No­so­tros, por ejem­plo, apren­di­mos a freír el plá­tano y des­cu­bri­mos que el chile mal­di­viano hay que usar­lo con mu­cha mo­de­ra­ción.

Atar­de­cer en el ato­lón Gaa­fu Ali­fu.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.