Dis­frú­ta­la

deViajes - - RUTA PORTUGAL -

En­tre l as co­li­nas po­bla­das por en­ci­nos y al­cor­no­ques des­ta­ca la si­lue­ta de Évo­ra, en­ca­ra­ma­da en un pro­mon­to­rio a s al - vo de to­dos los in­va­so­res que des­de tiem­pos de los ro­ma­nos han pues­to sus ojos en es­te pri­vi­le­gia­do en­cla­ve de fron­te­ra. A tan so­lo 80 km de la ciu­dad de Ba­da­joz se en­cuen­tra es­ta mo­nu­men­tal ciu­dad por­tu­gue­sa. Con ape­nas 50.000 ha­bi­tan­tes, Évo­ra es el nú­cleo más po­bla­do del Alen­te­jo, la enor­me re­gión a la que per­te­ne­ce, que abar­ca ca­si un ter­cio de la su­per­fi­cie de Por­tu­gal.

Los 4 km de mu­ra­llas que pro­te­gen la vie­ja Évo­ra fue­ron le­van­ta­dos en­tre los si­glos XIV y XVII. Des­de 1986, cuan­do la Unes­co in­clu­yó to­do su te­ji­do ur­bano in­tra­mu­ros en l a l i sta de Ciu­dad Pa­tri­mo­nio de l a Hu­ma­ni­dad, sus em­pe­dra­das ca­lles me­die­va­les lu­cen mu­cho más hermosas. Es­to es to­do un pla­cer tan­to pa­ra las 14.000 al­mas cen­sa­das en la ciu­dad vie­ja como pa­ra los vi­si­tan­tes que l a eli­gen como des­tino o que ha­cen una pa­ra­da en su ca­mino ha­cia Lis­boa, la ca­pi­tal lusa.

De la pla­za de Gi­ral­do, un rec­tán­gu­lo con so­por­ta­les en el que tie­nen se­de las prin­ci­pa­les ins­ti­tu­cio­nes lo­ca­les, par­ten las ocho prin­ci­pa­les ca­lles. El nom­bre de la pla­za es un ho­me­na­je a su re­con­quis­ta­dor: Ge­ral­do Sem Pa­vor, hé­roe del nor­te del país que ga­nó a los mu­sul­ma­nes to­das las tie­rras de “más allá del Ta­jo”, que es lo que sig­ni­fi­ca “Além Te­jo”.

Aquí, en uno de los ex­tre­mos de la pla­za, don­de es­tu­vo an­tes el Ar­co del Triun­fo ro­mano, hoy se pue­de ver una igle­sia del si­glo XVI, la de San Antón, una más de las 22 que su­ma la ciu­dad.

Fren­te al tem­plo es­tá la fuen­te Hen­ri­qui­na, mo­nu­men­tal con sus ocho ca­ños y re­ma­ta­da por una gran bo­la he­cha con una so­la pie­za de már­mol blan­co pro­ce­den­te de la ma­yor can­te­ra de Por­tu­gal, si­tua­da a po­ca dis­tan­cia, en los mu­ni­ci­pios de Es­tre­moz, Vi­la Viçosa y Bor­ba.

Tes­ti­mo­nio del tiem­po en el que Por­tu­gal for­mó par­te del Im­pe­rio es­pa­ñol que­da la co­ro­na de hie­rro so­bre la bo­la, re­ga­lo de Fe­li­pe II, que en el país ve­cino co­no­cen como Fe­li­pe I.

En la Rua 5 de Ou­tu­bro, una ca­lle pea­to­nal lle­na de tien­das de ar­te­sa­nía y de­ta­lles cu­rio­sos en las fa­cha­das, vas a po­der ver ca­sas he­chas so­bre restos de la mu­ra­lla ro­ma­na y otras con tram­pan­to­jos y al­ta­res. El más lla­ma­ti­vo es el de­di­ca­do al Se­ñor

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.