En una ca­sa-bar­co

deViajes - - RUTA PORTUGAL -

La ar­te­sa­nía por­tu­gue­sa tie­ne fa­ma por su ca­li­dad y ori­gi­na­li­dad. A las tra­di­cio­na­les fi­gu­ri­tas de por­ce­la­na y toa­llas le han sa­li­do fuer­tes com­pe­ti­do­res de mano de di­se­ña­do­res jó­ve­nes que le han da­do la vuel­ta al con­cep­to. Su tra­ba­jo se pue­de en­con­trar en tien­das de Évo­ra como Gen­te de Min­ha Te­rra (rua 5 de ou­tu­bro, 39).

La me­jor ce­rá­mi­ca de la zo­na pro­vie­ne de Mon­sa­raz y de San Pe­dro do Cor­val. Tan­to en Évo­ra como en las de­más po­bla­cio­nes de la zo­na se pue­den en­con­trar pie­zas de to­dos los pre­cios y es­ti­los, in­clui­das ver­sio­nes mo­der­ni­za­das de los tí­pi­cos ga­lli­tos.

No de­jes de vi­si­tar Mont So­bro (rua 5 de ou­tu­bro, 66), una tien­da de ob­je­tos he­chos con cor­te­za del al­cor­no­que. Aquí se pue­de ad­qui­rir un ces­to de cor­cho que man­tie­ne la tem­pe­ra­tu­ra de la co­mi­da y otros ob­je­tos con­tem­po­rá­neos.

En la Rua Rai­mun­do 19 es­tá Cha­péu de Pal­ha, una tien­da tra­di­cio­nal de som­bre­ros de pa­ja he­chos a mano con pre­cios muy com­pe­ti­ti­vos.

EL ATRA­QUE

El re­co­rri­do por el la­go que des­cri­bi­mos en es­te ar­tícu­lo se hi­zo en so­lo dos días de na­ve­ga­ción, pe­ro si te ape­te­ce es­tar más días po­drás des­cu­brir los rin­co­nes y al­deas más ale­ja­das como Ju­ro­men­ha, que pre­ci­sa de al me­nos cin­co días de na­ve­ga­ción. Los em­plea­dos de Amiei­ra Ma­ri­na te fa­ci­li­ta­rán un ma­pa y una guía prác- ti­ca de los pun­tos de atra­que y ser­vi­cios que pue­des en­con­trar en ca­da pue­blo ri­be­re­ño.

To­das las lo­ca­li­da­des ve­ci­nas del la­go dis­po­nen de una ma­ri­na, don­de es nor­mal en­con­trar­se a los lu­ga­re­ños dis­fru­tan­do, ya sea to­man­do un ba­ño o sim­ple­men­te ob­ser­van­do.

La más es­pec­ta­cu­lar es Mon­sa­raz, una vi­lla fron­te­ri­za en­ca­ra­ma­da a un pro­mon­to­rio des­de don­de se di­vi­sa la me­jor pa­no­rá­mi­ca del la­go y de las dehe­sas y tie­rras de cul­ti­vo alen­te­ja­nas. Den­tro de sus mu­ra­llas se es­con­den unas po­cas ca­lle­jue­las en­ca­la­das que han pre­sen­cia­do el pa­so de per­so­na­jes his­tó­ri­cos como Ge­ral­do Sem Pa­vor, hé­roe na­cio­nal.

El pue­blo es tan bo­ni­to como tu­rís­ti­co, pe­ro aún así las tien­das lo­ca­les ven­den ar­te­sa­nía lo­cal de ex­ce­len­te gus­to. Ade­más, no de­jes de vi­si­tar Ca­sa Tial (Rua dos Ce­lei­ros, 10), una pas­te­le­ría fi­ní­si­ma ges­tio­na­da por un fran­cés.

Como es ló­gi­co, el em­bar­ca­de­ro de Mon­sa­raz que­da a cier­ta dis­tan­cia del pue­blo his­tó­ri­co, pe­ro los res­pon­sa­bles del res­tau­ran­te Sem Fim ( 00 351 266 55 74 71), si­tua­do a pie de la­go, ofre­ce tras­la­dos al pue­blo por 10 €. Lo me­jor y más ha­bi­tual es re­ser­var una me­sa pa­ra ce­nar o co­mer y pe­dir­les que te lle­ven gratis.

An­tes de acos­tar­se hay que pa­rar­se a ver el es­pec­tácu­lo del atar­de­cer: unos cie­los lle­nos de to­nos ro­jos y anaran­ja­dos.

Mon­sa­raz es el pue­blo más ale­ja­do de la ru­ta, así que al día si­guien­te hay que des­an­dar el ca­mino pa­ran­do en otros pun­tos de in­te­rés.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.