Es Ca­ló de Sant Agus­tí

La be­lle­za de las pe­que­ñas co­sas

deViajes - - ESCAPADAS -

Po­co ma­si­fi­ca­do, con un pu­ña­do de ca­si­tas di­se­mi­na­das, un par de agroa­lo­ja­mien­tos, bar­cas de pes­ca­do­res ama­rra­das en el puer­to… Sue­na bien, ¿ver­dad? So­bre to­do si te con­ta­mos que es­te en­cla­ve se en­cuen­tra en uno de los pa­raí­sos so­ña­dos del Me­di­te­rrá­neo: For­men­te­ra.

El em­bar­ca­de­ro, muy an­ti­guo y de­cla­ra­do Bien de In­te­rés Cul­tu­ral, es lo pri­me­ro que te lla­ma­rá la aten­ción en es­ta tran­qui­la lo­ca­li­dad, que fue se­gun­da puer­ta de en­tra­da a la is­la y uti­li­za­da co­mo puer­to por los mon­jes agus­ti­nos –de ahí su nom­bre–.

Son los es­cars, una se­rie de va­ra­de­ros muy tí­pi­cos con for­ma in­cli­na­da es­cul­pi­dos en la ro­ca y con raí­les de ma­de­ra que per­mi­ten que las em­bar­ca­cio­nes que­den va­ra­das de for­ma or­de­na­da.

Ade­más, Es Ca­ló de Sant Agus­tí cuen­ta con una par­te ro­co­sa ideal pa­ra los aman­tes del bu­ceo y de la be­lle­za en ge­ne­ral. Es­tás en unas de las aguas más lim­pias del mun­do –las pra­de­ras de po­si­do­nia dan bue­na cuen­ta de ello– así que su­mér­ge­te en es­te mar tur­que­sa pa­ra en­con­trar­te ca­ra a ca­ra con un ban­co de pe­ces de co­lo­res o sim­ple­men­te pa­ra ha­cer nu­dis­mo, una prác­ti­ca acep­ta­da en la zo­na.

Otra op­ción es al­qui­lar al­gu­na de las ex­cur­sio­nes en bar­ca que re­co­rren la is­la des­de el mar y que, gra­cias a la pre­sión ciu­da­da­na, no uti­li­zan el puer­to pes­que­ro co­mo zo­na de des­em­bar­que tu­rís­ti­co.

UNA ÚNI­CA CA­RRE­TE­RA

Pa­ra mo­ver­te en tie­rra, acér­ca­te a Au­tos Es Ca­ló ( 971 32 70 42). Abren de abril a oc­tu­bre y al­qui­lan to­do ti­po de vehícu­los pa­ra re­co­rrer la is­la, des­de motos y co­ches has­ta bi­ci­cle­tas, la me­jor op­ción pa­ra cir­cu­lar en un te­rreno plano y con una úni­ca ca­rre­te­ra. Es­tás en el sur, así que pue­des acer­car­te al Pi­lar de la Mo­la, zam­bu­llir­te en el am­bien­te de su mer­ca­di­llo hippy, el más fa­mo­so de la is­la y con­ti­nuar has­ta la cos­ta, don­de es­tá el fa­ro. Re­ju­ve­ne­ce y des­in­to­xi­ca la piel, eli­mi­na la ten­sión mus­cu­lar, re­du­ce la in­fla­ma­ción, me­jo­ra las ar­ti­cu­la­cio­nes… Son mu­chos los be­ne­fi­cios de al­go tan sim­ple y di­ver­ti­do co­mo em­ba­dur­nar­te de ba­rro de la ca­be­za a los pies y pa­sear has­ta que se se­que. Y és­te es uno de los lu­ga­res don­de pue­des ha­cer­lo.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.