Fuen­tes de Val­de­pe­ro

En el um­bral de Tie­rra de Cam­pos

deViajes - - ESCAPADAS -

Es­ta es­ca­pa­da so­lo ne­ce­si­ta un rit­mo re­po­sa­do pa­ra tras­pa­sar lla­nu­ras in­ter­mi­na­bles, ce­rros y un pai­sa­je pres­to a lle­nar­se de ce­rea­les. Aso­ma­da a es­ta co­mar­ca cas­te­llano-leo­ne­sa apa­re­ce una po­bla­ción re­co­le­ta, con po­co más de 300 ha­bi­tan­tes, que tu­vo un im­por­tan­te pa­sa­do si avis­ta­mos el per­fil del Castillo de los Sar­mien­to ( www.cas­ti­llo­de­fuen­tes­de­val­de­pe­ro.es). Es­te li­na­je lo tu­vo en su po­der has­ta que en 1521 los Co­mu­ne­ros cas­te­lla­nos lo sa­quea­ron.

La for­ta­le­za su­frió dis­tin­tas re­mo­de­la­cio­nes has­ta al­ber­gar hoy en el pa­tio de ar­mas el Archivo de la Diputación Pro­vin­cial de Pa­len­cia. Los 11 me­tros de gro­sor del mu­ro hi­cie­ron que el ba­luar­te fue­ra uno de los más se­gu­ros del reino y su ori­gen mi­li­tar se com­pren­de al su­bir has­ta las al­me­nas pa­ra ob­ser­var el in­fi­ni­to ho­ri­zon­te del Ce­rra­to cas­te­llano o sen­tar­te a ver el pai­sa­je des­de la ven­ta­na de la to­rre del ho­me­na­je. Pa­ra ter­mi­nar, te que­da ba­jar has­ta el Pu­dri­de­ro. Te impresionará es­te ca­la­bo­zo –con va­rios me­tros de pro­fun­di­dad– al que se arro­ja­ba a unos pre­sos que nun­ca vol­ve­rían a ver la luz del sol.

RIN­CÓN MUY PLÁ­CI­DO

Tam­bién anun­cian la re­le­van­cia de Fuen­tes de Val­de­pe­ro los res­tos de las mu­ra­llas me­die­va­les que se es­con­den en el mí­ni­mo tra­za­do ur­bano. Des­ta­ca la Puer­ta Nor­te, de la que se con­ser­va el ar­co a pe­sar de las con­ti­nuas bre­gas en es­ta zo­na pro­pi­cia­das en tiem­pos de la Re­con­quis­ta en­tre Al­man­zor y las tro­pas cris­tia­nas.

Co­mo po­déis ima­gi­nar, el se­gun­do pun­to tu­rís­ti­co más im­por­tan­te es la igle­sia de­di­ca­da a Nues­tra Se­ño­ra de la An­ti­gua, en la que des­ta­ca un re­ta­blo ro­co­có en la ca­pi­lla de la In­ma­cu­la­da, y com­ple­ta sus te­so­ros con li­bros de can­to góticos y un púl­pi­to de hie­rro for­ja­do del si­glo XVIII. Des­plá­za­te has­ta Becerril de Cam­pos. La por­ta­da ro­má­ni­ca de un an­ti­guo tem­plo aco­ge aho­ra San Pedro Cul­tu­ral, un cen­tro con­sa­gra­do a la as­tro­no­mía. Des­de el áb­si­de cuelga un enor­me pén­du­lo de Fou­cault y otros ins­tru­men­tos as­tro­fí­si­cos, co­mo un re­loj de sol de­cli­nan­te.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.