A la an­ti­gua

deViajes - - RUTA -

Una de las ra­zo­nes pa­ra que Bohe­mia se co­lo­ca­ra en­tre los des­ti­nos más desea­dos de Eu­ro­pa a fi­na­les del si­glo XIX y prin­ci­pios del si­glo XX no fue so­lo su cer­ve­za –ni su cris­tal– si no más bien sus aguas mi­ne­ro­me­di­ci­na­les. En aque­lla épo­ca, los ba­ños ter­ma­les eran un pa­sa­tiem­po y a la vez una te­ra­pia por la que se des­vi­vían las más al­tas es­fe­ras de la Eu­ro­pa de­ci­mo­nó­ni­ca. Si­tua­da en el cen­tro del en­ton­ces Im­pe­rio Aus­trohún­ga­ro, en Kar­lovy Vary (en aquel en­ton­ces lla­ma­da Karls­bad) em­pe­za­ron a pro­li­fe­rar opu­len­tos balnearios y ho­te­les que, tal co­mo definió el ar­qui­tec­to fra­cés Le Cor­bu­sier, bien pa­re­cen “un tu­mul­to de tar­tas”.

Co­mo po­drás com­pro­bar, el as­pec­to de la ac­tual Kar­lovy Vary no ha va­ria­do mu­cho y la ciu­dad si­gue atra­yen­do a un pú­bli­co adi­ne­ra­do en bus­ca de tra­ta­mien­tos balnearios, com­pras de al­to ni­vel y bue­na gas­tro­no­mía. Pue­des co­me­zar tu vi­si­ta en la Fuen­te Ter­mal, el lu­gar en el que se ubi­ca el ma­nan­tial ori­gi­nal del que se nu­tren to­dos los sur­ti­do­res de la ciu­dad. Des­de aquí, ini­cia tu pe­re­gri­na­ción a pie por las res­tan­tes fuen­tes de Kar­lovy Vary si­guien­do unas sen­ci­llas ins­truc­cio­nes.

En pri­mer lu­gar de­bes ha­cer­te con una ta­za de ce­rá­mi­ca di­se­ña­da es­pe­cial­men­te pa­ra no que­mar­se con la tem­pe­ra­tu­ra de has­ta 73 ºC a la que bro­tan las aguas. Las ven­den por to­da la ciu­dad, así que no te se­rá di­fí­cil con­se­guir una (des­de 3 €). Ta­za en mano, la tra­di­ción mar­ca que se de­be be­ber en ca­da uno de los sur­ti­do­res por or­den as­cen­den­te, des­de el nú­me­ro 1, ubi­ca­do en el ma­nan­tial ori­gi­nal, has­ta el nú­me­ro 15, co­no­ci­do co­mo Fuen­te de la Ser­pien­te. Pa­ra pro­te­ger las fuen­tes –y a los pa­sean­tes– de las in­cle­men­cias del tiem­po, a fi­na­les del si­glo XIX se cons­tru­ye­ron pre­cio­sas co­lum­na­tas de ma­de­ra, hie­rro for­ja­do o pie­dra que con­tri­bu­ye­ron a em­be­lle­cer más, si ca­bía, la fas­tuo­sa Karls­bad. Si no te ape­te­ce re­co­rrer to­das las fuen­tes una por una, ase­gú­ra­te de vi­si­tar, por lo me­nos, la es­pec­ta­cu­lar Co­lum­na­ta del Mo­lino (que mi­de la frio­le­ra de 132 me­tros de lar­go), la Co­lum­na­ta de los Jar­di­nes, y la be­llí­si­ma Co­lum­na­ta del Mercado cons­trui­da con tal mi­nu­cio­si­dad que pa­re­ce una pie­za de en­ca­je.

Ar­qui­tec­tu­ra del pa­sa­do si­glo en Kar­lovy Vary.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.