Pa­sea con cal­ma

deViajes - - RUTA -

La ca­pi­tal de Bretaña es un buen pun­to de ini­cio y final de una ru­ta por el nor­te de es­ta pe­nín­su­la fran­ce­sa. A ella lle­gan mu­chos de los vue­los in­ter­na­cio­na­les, y ade­más es­tá muy bien co­nec­ta­da con el TGV, tren de al­ta velocidad, des­de Pa­rís y otros pun­tos de Fran­cia.

Ren­nes, que vie­ne sien­do ca­pi­tal re­gio­nal des­de la épo­ca de los ga­los, siem­pre tu­vo una his­to­ria vin­cu­la­da a la no­ble­za, a las in­tri­gas pa­la­cie­gas y a las dispu­tas su­ce­so­rias. A pe­sar de que un in­cen­dio aso­ló gran par­te de la ciu­dad en el si­glo XVIII, la Ren­nes que cons­tru­yó la bur­gue­sía lo­cal en épo­ca me­die­val aun se con­ser­va en mu­chos rin­co­nes del cas­co an­ti­guo. Si te gus­ta la ar­qui­tec­tu­ra del me­dioe­vo, es­tás de suer­te, pues que­dan al­re­de­dor de 500 cons­tru­cio­nes de ma­de­ra de las 1.400 que hu­bo en el cen­tro his­tó­ri­co an­tes del gran in­cen­dio de 1720. En ca­lles co­mo St-Geor­ges, StGui­llau­me o St-Yves, o en pla­zas co­mo Ste-An­ne o Champ-Jac­quet las ca­sas de en­tra­ma­do de los si­glos XV y XVI evi­den­cian que és­ta fue, du­ran­te si­glos, una ciu­dad muy prós­pe­ra.

Tam­bién del si­glo XV son la puer­tas Mor­de­lai­ses, la prin­ci­pal en­tra­da a la ur­be, que en­ton­ces es­ta­ba amu­ra­lla­da. Era tra­di­ción de los su­ce­si­vos du­ques de Bretaña en­trar en co­mi­ti­va por ellas en di­rec­ción a la ca­te­dral de Saint Pie­rre­cuan­do ha­bía al­gún ac­to de la al­tu­ra de una co­ro­na­ción, una bo­da ilus­tre...

Sin sa­lir del cen­tro his­tó­ri­co, una de esas vie­jas ca­sas de en­tra­ma­do al­ber­ga La Har­pe Noi­re, don­de po­drás co­men-

Cons­truc­cio­nes de en­tra­ma­do de ma­de­ra en el cas­co an­ti­guo.

Ca­te­dral de Saint Pie­rre.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.