En­can­to me­die­val

deViajes - - RUTA -

Au­nos 52 km de Ren­nes en di­rec­ción nor­te es­tá Di­nan, una pre­cio­sa lo­ca­li­dad que con­ser­va prac­ti­ca­men­te en su to­ta­li­dad su es­truc­tu­ra me­die­val. La es­tra­té­gi­ca si­tua­ción cer­ca del mar y de la lo­ca­li­dad de Saint-Ma­lo, que es­tá uni­da a es­ta a tra­vés del río Ran­ce, con­vir­tie­ron Di­nan du­ran­te si­glos en ob­je­to de de­seo por los in­gle­ses, que cons­tan­te­men­te ace­cha­ban es­tas cos­tas. Acu­cia­dos por la ne­ce­si­dad de de­fen­sa, los du­ques bre­to­nes hi­cie­ron amu­ra­llar la ciu­dad y cons­truir un castillo en su pun­to más ele­va­do.

Hoy uno de los atrac­ti­vos de Di­nan con­sis­te en pa­sear por el pe­rí­me­tro de esas mu­ra­llas que ro­dean la viei­lle vi­lle a lo lar­go de unos 3 km. Si las re­co­rres en su to­ta­li­dad, a tu pa­so en­con­tra­rás ca­tor­ce to­rres y cua­tro puer­tas for­ti­fi­ca­das; si no te ves con fuer­zas pa­ra la vuel­ta com­ple­ta, ase­gú­ra­te, por lo me­nos, de no per­der­te las to­rres de Coet­quen, Beau­ma­noir, du Gou­ver­neur y la puer­tas de Saint-Ma­lo y Saint-Louis.

En cuan­to al castillo de Di­nan, des­pués de ser re­si­den­cia du­cal y fuer­te de­fen­si­vo, hoy sus maz­mo­rras al­ber­gan un mu­seo que ex­pli­ca la his­to­ria de la ciu­dad des­de la prehis­to­ria has­ta nues­tros días (en­tra­da: 5,50 €).

En la par­te in­te­rior de las mu­ra­llas se api­ña la vie­ja Di­nan me­die­val, to­do un com­pen­dio de ca­sas de en­tra­ma­do cons­trui­das por los ri­cos mer­ca­de­res que des­de el mue­lle de la lo­ca­li­dad con­quis­ta­ban el res­to de puer­tos a ori­llas del Ran­ce.

En la rue de Jer­zual –que fue la ca­lle prin­ci­pal en los si­glos XV y XVI– y su con­ti­nua­ción, la rue du Pe­tit Fort, mu­chas de es­tas ca­sas han si­do con­ver­ti­das en ta­lle­res de pin­to­res, vi­drie­ros u otro ti­po de ar­te­sa­nos. Si an­das bus­can­do un sou­ve­nir úni­co, és­te es sin du­da tu lu­gar.

Aquí tie­nen su ate­lier, en­tre otros, la pin­to­ra So­lè­ne Bran­dily (en el nú­me­ro 11), los es­cul­to­res Pa­trick Chupin (en el nº 29. www.pa­trick­chu­pin.com) y Jean-Pa­trick Poi­ron (en el nº 31. www.poi­ron.gui­darts. com) o Ca­pu­ci­ne Ma­zi­lle con sus acua­re­las de te­má­ti­ca mi­to­ló­gi­ca (39, rue du Pe­tit Fort. www.ca­pu­ci­ne­ma­zi­lle.com).

Si el pa­seo por los em­pi­na­dos ca­lle­jo­nes del cas­co an­ti­guo te abre el ape­ti­to, di­rí­ge­te a la pin­to­res­ca rue du Quay, ya en la ori­lla del río, un lu­gar don­de lo que más abun­da son las cre­pe­ries y los res­tau­ran­tes de pes­ca­do.

Dos con muy bue­na repu­tación son L’Ate­lier Gour­mand (en el nº 4) don­de, a la bri­sa de su te­rra­ci­ta, pue­des pe­dir­te unos me­ji­llo­nes con pa­ta­tas fri­tas (12 €); y el Au­ber­ge des Te­rre-Neu­vas, don­de lo pro­pio es dar­se un ho­me­na­je a ba­se de lan­gos­ta bre­to­na (en el nº 25).

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.