Una ru­ta con vis­tas

deViajes - - RUTA -

Des­de Di­nan si­gue el cur­so del río Ran­ce has­ta su desem­bo­ca­du­ra, lu­gar don­de se en­cuen­tra la be­lla Saint-Ma­lo, una lo­ca­li­dad que te ser­vi­rá co­mo ba­se de ope­ra­cio­nes pa­ra co­no­cer la bahía del mí­ti­co Mont Saint-Mi­chel. Aun­que mu­chos creen que la is­la más fa­mo­sa de Fran­cia se ubi­ca en Bretaña, lo cier­to es que son las aguas de la cos­ta de Nor­man­día las que ba­ñan sus ci­mien­tos.

El ac­ce­so a la is­la del mon­te Saint-Mi­chel era te­mi­do por los pe­re­gri­nos du­ran­te la Edad Me­dia, ya que mu­chos pe­re­cían aho­ga­dos por la rá­pi­da subida de la ma­rea o tra­ga­dos por las are­nas mo­ve­di­zas en su in­ten­to por lle­gar al is­lo­te a pie. Una bue­na op­ción pa­ra lle­gar a la aba­día de un mo­do de lo más ori­gi­nal, evi­tan­do la ca­rre­te­ra –y emu­lan­do a los in­tré­pi­dos pe­re­gri­nos me­die­va­les–, es unir­se a un gru­po or­ga­ni­za­do pa­ra cru­zar la en­se­na­da a pie o a ca­ba­llo. Los guías co­no­cen bien el te­rreno, y la tra­ve­sía re­sul­ta de lo más se­gu­ra y apa­sio­nan­te (va­rias ru­tas de en­tre 2 y 13 km de dis­tan­cia. Nos en­can­tó la ca­mi­na­ta noc­tur­na. Des­de 8,50 €. www.tra­ver­see­baie.com).

Tam­bién con el Mont Saint-Mi­chel co­mo te­lón de fon­do, tie­nes la op­ción de apun­tar­te a una sa­li­da pa­ra la ob­ser­va­ción de ce­tá­ceos. Es­tas ex­cur­sio­nes en lan­cha, con­du­ci­das por un ex­per­to bió­lo­go ma­rino, tie­nen unas 4 ho­ras de du­ra­ción y par­ten de la pla­ya de Port-Mer, en Can­ca­le (des­de 50 €. www.al-lark.org).

Re­gre­sa a la for­ti­fi­ca­da Saint-Ma­lo, una ciu­dad que se eri­gió co­mo im­por­tan­te re­fu­gio de cor­sa­rios du­ran­te la Edad Me­dia. Co­mien­za tu pa­seo en­tran­do por la Puer­ta Saint Vi­cent, el prin­ci­pal pun­to de ac­ce­so a la zo­na in­tra­mu­ros.

A po­cos pa­sos se en­cuen­tra el Mu­sée de la Vi­lle, si­tua­do en el in­te­rior del Castillo de Saint-Ma­lo, don­de po­drás ver pie­zas per­te­ne­cien­tes al pa­sa­do ma­ri­ne­ro de la ciu­dad y co­no­cer la his­to­ria de sus hi­jos ilus­tres, co­mo el na­ve­gan­te Jac­ques Car­tier o el cor­sa­rio Ro­bert Sur­couf. Un se­cre­to: el ver­da­de­ro in­te­rés de es­te mu­seo es la pro­pia ar­qui­tec­tu­ra de la for­ta­le­za y las vis­tas pa­no­rá­mi­cas que se tie­nen des­de la to­rre­ta de vi­gi­lan­cia (en­tra­da: 6 €).

Des­de el Castillo, y si­guien­do la mu­ra­lla, en­con­tra­rás va­rias puer­tas de ac­ce­so a las

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.