PA­RA GOUR­METS

deViajes - - RUTA -

En las cos­tas bre­to­nas se cría uno de los pro­duc­tos me­jor con­si­de­ra­dos: las os­tras. Di­cen los ex­per­tos que el sa­bor de las dis­tin­tas va­rie­da­des que aquí se cul­ti­van es inigua­la­ble Las os­tras pue­den en­con­trar­se to­do el año y se sir­ven cru­das, con sal­sa de na­ta, gra­ti­na­das o en bro­che­ta. En Bretaña se pue­den vi­si­tar va­rias gran­jas os­trí­co­las, en­tre ellas, la de la fa­mi­lia Non­net, que tie­ne su cria­de­ro en la bahía de Saint-Brieuc. (25, rue Du­guay Trouin. Er­quy. Vi­si­ta y de­gus­ta­ción: 11 €. www.non­net­ni­co­las-er­quy.com). pla­yas que ro­dean la lo­ca­li­dad. Un pa­seo muy po­pu­lar, cuan­do la ma­rea es­tá ba­ja, es el que con­du­ce has­ta la cer­ca­na is­la de Grand-Bé, don­de se le­van­ta la tum­ba del fa­mo­so po­lí­ti­co y es­cri­tor ro­mán­ti­co Cha­teau­briand. No va­yas si la ma­rea ha em­pe­za­do a su­bir, por­que ¡po­drías que­dar atra­pa­do en la is­la! Y no de­jes de acer­car­te al fa­ro a tra­vés del mue­lle, des­de el que se tie­nen unas vis­tas fa­bu­lo­sas.

POR LA COS­TA NOR­TE

Des­de Saint Ma­lo, la ca­rre­te­ri­ta de la cos­ta D786 si­gue ha­cia el oes­te y con­du­ce has­ta al­gu­nos de los so­bre­co­ge­do­res pai­sa­jes por los que es fa­mo­sa Bretaña. Uno de ellos es el Ca­bo Fréhel, un entorno agres­te y es­car­pa­do, y don­de po­drás ver dos fa­ros, uno del si­glo XVII y otro, aun en ac­ti­vo, de 1950.

Pe­ro la ni­ña bo­ni­ta en es­ta zo­na es, sin du­da, el Fort La Lat­te (en­tra­da: 5,50 €. www.castle­la­lat­te.com), una es­pec­ta­cu­lar for­ta­le­za del si­glo XIV que to­da­vía con­ser­va su as­pec­to feu­dal. Sube a la to­rre vi­gía, des­de don­de re­sul­tan im­pre­sio­nan­tes sus pa­no­rá­mi­cas.

Otro de esos en­cla­ves al­ta­men­te fo­to­gé­ni­cos es la cé­le­bre Cos­ta de Gra­ni­to Ro­sa, que se ubi­ca en­tre la Poin­te de l’Ar­couest y la tu­rís­ti­ca lo­ca­li­dad de Pe­rros-Gui­rec. Pue­des em­pe­zar con una ru­ta sen­de­ris­ta sen­ci­lla en la pla­ge de Tres­traou, por don­de pa­sa un tra­mo del impresionante Sen­tier des Doua­niers (GR-34). La ca­mi­na­ta, de unos 5 km, dis­cu­rre cer­ca del mar y de las curiosas for­ma­cio­nes ro­co­sas que dan nom­bre al li­to­ral, y cul­mi­na en uno de los lu­ga­res más fo­to­gra­fia­dos de Bretaña, el fa­ro de Plou­ma­nach.

En Pe­rros-Gui­rec vi­si­ta la pla­ge de Saint Gui­rec y su pe­que­ño ora­to­rio. Es­tá ubi­ca­do en la mis­ma pla­ya y so­lo es ac­ce­si­ble cuan­do la ma­rea es­tá ba­ja. Por suer­te sus cons­truc­to­res cal­cu­la­ron bien el ni­vel de la plea­mar pa­ra que la fi­gu­ra del san­to siem­pre pu­die­ra man­te­ner­se… se­ca. Una cu­rio­si­dad: en es­te lu­gar te­nía su re­si­den­cia de ve­rano Gus­tav Eif­fel; la ca­sa aun per­te­ne­ce

Pla­ya de Tres­traou.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.