Doha, co­ra­zón del país

deViajes - - DESTINO -

Sus abun­dan­tes re­ser­vas de pe­tró­leo y gas na­tu­ral han con­ver­ti­do a Ca­tar en el país con ma­yor ren­ta per cá­pi­ta del mun­do. Con ape­nas 200.000 ciu­da­da­nos de pleno de­re­cho –el 12% del to­tal de sus ha­bi­tan­tes–, el prós­pe­ro emi­ra­to no se con­for­ma con su ri­que­za na­tu­ral y des­de ha­ce unos años es­tá in­mer­so en una re­vo­lu­ción ur­ba­nís­ti­ca. Aun­que el pro­yec­to so­lo es­ta­rá ter­mi­na­do cuan­do arran­que el Cam­peo­na­to Mun­dial de Fút­bol de 2022, Doha, su ca­pi­tal y ho­gar del 60% de los ha­bi­tan­tes del país, ate­so­ra ya su­fi­cien­tes ra­zo­nes co­mo pa­ra con­ver­tir­se en el des­tino de unas ori­gi­na­les va­ca­cio­nes.

Pue­des em­pe­zar la vi­si­ta en el mis­mo lu­gar don­de se creó la ciu­dad, en un ex­tre­mo de la bahía, en el Dhow Har­bour, un puer­to pe­que­ño en el que se pue­den ver atra­ca­das las em­bar­ca­cio­nes tra­di­cio­na­les en las que los mo­ra­do­res ori­gi­na­les de Ca­tar sa­lían al mar a pes­car y a re­co­lec­tar per­las, en­ton­ces la prin­ci­pal ac­ti­vi­dad eco­nó­mi­ca has­ta que se em­pe­za­ron a ex­plo­tar las pri­me­ras bol­sas de combustibles fó­si­les al­re­de­dor de 1950.

He­chos con ma­de­ra y equi­pa­dos con una ca­rac­te­rís­ti­ca ve­la trian­gu­lar, los dhow, se usan ac­tual­men­te so­lo pa­ra mo­men­tos de ocio, exis­tien­do la po­si­bi­li­dad de al­qui­lar­los o unir­se a al­gu­na ex­cur­sión.

A la de­re­cha del puer­to y cons­trui­do so­bre un te­rreno ga­na­do al mar, se en­cuen­tra el Mu­seo de Ar­te Is­lá­mi­co ( www.mia. org.qa), una pi­rá­mi­de de cu­bos de co­lor blan­co di­se­ña­da por el cé­le­bre ar­qui­tec­to I.M. Pei, au­tor, en­tre otras obras, de la icó­ni­ca pi­rá­mi­de de cris­tal que da ac­ce­so

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.