MU­CHO SA­BOR CA­RIO­CA

deViajes - - DOSSIER -

Un au­tén­ti­co ca­fé bra­si­le­ño acom­pa­ña­do de un bri­ga­dei­ro (bom­bón de cho­co­la­te) mien­tras es­cu­chas los acor­des de un piano en directo y re­creas tu vis­ta en un es­ce­na­rio art noue­vau. ¿Te gus­ta el plan? Lo tie­nes en la has­ta es­pe­jos bel­gas o mue­bles de pa­lo de san­to fi­na­men­te ta­lla­dos. Con­ver­ti­do en cen­tro in­te­lec­tual y po­lí­ti­co de la épo­ca, su éxi­to fue tal que, en 1922, coin­ci­dien­do con el cen­te­na­rio de la in­de­pen­den­cia del país, am­plia­ron el lo­cal y, en 1944, abrie­ron su­cur­sal –Ca­fé do For­te– en un pai­sa­je de lu­jo: la pla­ya de Co­pa­ca­ba­na. Ade­más de desa­yuno, al­muer­zo y me­rien­da, de mar­tes a vier­nes hay me­nú a la car­ta. En­tre nues­tros fa­vo­ri­tos, los ca­sa­din­hos: ga­lle­tas con dul­ce de le­che, mo­ca, gua­ya­ba y al­ba­ri­co­que que acom­pa­ñan el té de las cin­co.

Te­rra­za del Ca­fé do For­te, fren­te a Co­pa­ca­ba­na.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.