La na­riz del dia­blo

deViajes - - RUTA -

El tren duer­me en Bu­cay, al igual que sus pa­sa­je­ros, que son con­du­ci­dos en el bus has­ta la Hos­te­ría D'Fran­co, pa­ra reanu­dar al día si­guien­te el via­je por una de las tra­ve­sías más im­pre­sio­nan­te y en la que vas a des­cu­brir por qué es co­no­ci­do co­mo el tren mas dí­fi­cil del mun­do.

Por la ma­ña­na tem­prano el con­voy par­te ha­cia la Na­riz del Dia­blo tra­que­tean­do por las la­de­ras de los An­des, acom­pa­ña­do por el río Chan­chán, que ba­ja en­lo­que­ci­do y bra­vo des­de el vol­cán Chim­po­ra­zo has­ta desem­bo­car en el río Gua­yas. Atrás va de­jan­do ve­ge­ta­ción sel­vá­ti­ca, bos­ques y tie­rras de cul­ti­vo pa­ra dar pa­so a un pai­sa- je agres­te y pe­la­do que se abre pa­so en­tre cor­tan­tes y ba­rran­cos. Y mien­tras el tren sube, la tem­pe­ra­tu­ra va des­cen­dien­do pro­gre­si­va­men­te por lo que es muy im­por­tan­te lle­var ro­pa de abri­go.

El tren se de­tie­ne en la es­ta­ción de Si­bam­be, per­di­da en una gar­gan­ta en­tre mon­ta­ñas, don­de co­mien­zan una se­rie de ma­nio­bras en zi­gzag pa­ra cam­biar de vías, sor­tean­do ver­ti­gi­no­sos pre­ci­pi­cios. Es­te tra­mo de cons­truc­ción es­tá con­si­de­ra­do la obra de in­ge­nie­ría fé­rrea más dí­fi­cil del mun­do. En ella que pe­re­cie­ron más de la mi­tad de los tra­ba­ja­do­res de­bi­do a las ex­plo­sio­nes con di­na­mi­ta pa­ra rom­per la ro­ca y las du­ras con­di­cio­nes de vi­da.

Uno de los va­go­nes del tren-cru­ce­ro.

Plan­ta­ción Ne­va­do Ro­ses.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.