Mon­ta­ña gra­ní­ti­ca

deViajes - - DESTINO -

En Mar­ge­ri­de ve­rás bos­ques, pra­de­ras y pas­tos, tie­rras gra­ní­ti­cas, y un buen nú­me­ro de ríos y arro­yos. La re­gión es un gran des­tino si eres afi­cio­na­do a la pes­ca. Las ciu­da­des son me­dia­nas. No ve­rás aquí nin­gu­na gran ca­pi­tal. Em­pe­za­mos la ru­ta en una de las más im­por­tan­tes: Le Mal­zieu, uno de esos lu­ga­res aún lle­nos de au­ten­ti­ci­dad.

An­ta­ño lla­ma­da “la per­la del va­lle”, fue una im­por­tan­te ciu­dad en la épo­ca me­die­val, de la que guar­da un ri­co pa­tri­mo­nio. Al res­pec­to, po­drás ver sus mu­ra­llas y to­rres. El acon­te­ci­mien­to que sin du­da la mar­có pa­ra siem­pre fue la pes­te de 1632, que aca­bó con el 80% de sus ha­bi­tan­tes. Pa­ra com­ba­tir la pla­ga, se in­ten­ta­ron que­mar las ca­sas in­fec­ta­das, con el re­sul­ta­do de un enor­me in­cen­dio que aso­ló la ciu­dad. La pos­te­rior re­cons­truc­ción, rea­li­za­da por al­ba­ñi­les ita­lia­nos, ha de­ja­do un es­ti­lo in­con­fun­di­ble en su ar­qui­tec­tu­ra.

Un buen si­tio don­de alo­jar­se cer­ca de la ciu­dad (a 9 ki­ló­me­tros si­guien- do la ca­rre­te­ra D4) es el cas­ti­llo de Or­feui­llet­te ( www.ho­tels-bru­nel.com, pre­cios a par­tir de 85 € la ha­bi­ta­ción do­ble), un im­pre­sio­nan­te ho­tel en el que te sen­ti­rás co­mo en un cuen­to de ha­das. Ca­da ha­bi­ta­ción tie­ne una te­má­ti­ca dis­tin­ta, mu­chas en torno al ar­te.

HA­CIA EL SUR

Des­pués de Mal­zieu, or­ga­ni­za­mos el re­co­rri­do de nor­te a sur y de oes­te (en la fron­te­ra con Au­brac) a es­te. Si­gue la D4 en di­rec­ción sur. Es una ca­rre­te­ra que va en pa­ra­le­lo el río La Tru­yè­re y cru­za el sen­de­ro GR-65. To­da la zo­na res­pi­ra pla­ci­dez. Pa­sa­rás por pe­que­ños pue­blos co­mo Fon­tans o Les Es­trets. Es­te úl­ti­mo, den­tro del ca­mino de pe­re­gri­na­je a Santiago, mues­tra el tí­pi­co pai­sa­je de la Mar­ge­ri­de; jun­to a un ria­chue­lo, el bos­que y una bo­ni­ta igle­sia del si­glo XII-XIII.

Tam­bién por aquí ve­rás ejem­plos del tí­pi­co caos gra­ní­ti­co de Mar­ge­ri­de. Se lla­man así a los blo­ques dis­pues­tos de for­ma ca­pri­cho­sa al pie de las mon­ta­ñas (fru­to de des­pren­di­mien­tos). Los hay de di­bu­jos

Igle­sia de San Pe­dro, en el

pue­blo de Fon­tans.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.