MIEL, ORO LÍ­QUI­DO

deViajes - - DESTINO -

de-Ran­don. Tam­bién al la­go Char­pal, a 1.300 me­tros de al­ti­tud. Un si­tio im­pres­cin­di­ble si te gus­ta la na­tu­ra­le­za. Ro­dea­do de bos­ques, el Char­pal es un la­go de gran be­lle­za que en cier­to mo­do re­cuer­da a pai­sa­jes es­co­ce­ses. Al igual que otras zo­nas de Lo­zè­re, es­tá per­fec­ta­men­te con­di­cio­na­do pa­ra que reali­ces di­ver­sas ac­ti­vi­da­des de­por­ti­vas. La más fa­mo­sa (en reali­dad es el la­go de Fran­cia más re­co­no­ci­do por ello) es la pes­ca de lu­cio sin muer­te. Y pa­ra aca­bar la ru­ta, Lan­gog­ne y el la­go Naus­sac. La ciu­dad es bo­ni­ta y con­ser­va un ri­co pa­tri­mo­nio; me­re­ce un pa­seo tran­qui­lo por su cen­tro me­die­val. Ade­más, es­tá al la­do de Naus­sac. Con una su­per­fi­cie na­ve­ga­ble de 1.000 hec­tá­reas, es un pun­to de en­cuen­tro pa­ra los afi­cio­na­dos a los de­por­tes acuá­ti­cos en ge­ne­ral y los que ten­gan que ver con la ve­la en par­ti­cu­lar (se dis­fru­ta de vien­to mu­chos días al año), por lo que hay mu­cha ofer­ta tu­rís­ti­ca. Se com­ple­men­ta con el río Allier, que sue­le ba­jar con fuer­za y don­de po­drás prac­ti­car des­de hy­dros­peed a raf­ting o des­cen­so de ba­rran­cos. La tra­di­ción api­cul­to­ra de Mar­ge­ri­de se re­mon­ta a la Edad Me­dia. Por en­ton­ces, la ma­yo­ría de gran­jas ela­bo­ra­ban la miel pa­ra con­su­mo pro­pio. Con el pa­so del tiem­po, el ofi­cio se fue pro­fe­sio­na­li­zan­do y hoy en día se cuen­tan en la Lo­zè­re va­rios cien­tos de api­cul­to­res. La re­gión es una tie­rra con una flo­ra muy di­ver­sa y eso ha da­do lu­gar a una gran ri­que­za de pro­duc­to. Po­drás en­con­trar miel de cas­ta­ño, de abe­to, de fram­bue­sa... En la zo­na de Mar­ge­ri­de, la miel que se re­co­lec­ta es cla­ra y flo­ral. Vie­ne de­fi­ni­da por una gran al­ti­tud (mil me­tros de al­tu­ra) y un cli­ma frío.

De­ta­lle de una puer­ta. Arum et la au­tem

quun­to­ta quist,

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.