PA­SIÓN VIA­JE­RA

Gran lec­to­ra y cu­rio­sa em­pe­der­ni­da, la ac­triz mur­cia­na ha triun­fa­do en Ma­drid con un mon­ta­je tea­tral y par­ti­ci­pa en una de las sor­pre­sas te­le­vi­si­vas de la tem­po­ra­da: ‘Mar de plás­ti­co’.

deViajes - - SUMARIO - TEX­TO: Be­lin­da Gue­rre­ro

La ac­triz Mar­ta Nie­to com­pa­gi­na a la per­fec­ción su pa­pel en la se­rie Mar de Plás­ti­co (An­te­na 3) con El bur­la­dor de Se­vi­lla, que re­pre­sen­ta en el Tea­tro Es­pa­ñol de Ma­drid. Es­ta adic­ta a co­no­cer mun­do es una apa­sio­na­da de los li­bros y de la co­mi­da ve­ge­ta­ria­na.

Es­tá en­tu­sias­ma­da con su tra­ba­jo en el Tea­tro Es­pa­ñol de Ma­drid so­bre un clásico, El bur­la­dor

de Se­vi­lla, y vi­ve con gran ale­gría el éxi­to de au­dien­cia que ca­da mar­tes pe­ga a la pan­ta­lla a los te­le­vi­den­tes pa­ra se­guir la tra­ma de Mar de Plás­ti­co (An­te­na 3). Mar­ta Nie­to es­tá que se sa­le. Es­te th­ri­ller tie­ne un rum­bo­so plan­tel de ac­to­res. ¿Qué hay de nue­vo en la se­rie? Un guión só­li­do, y bien ela­bo­ra­do, que se desa­rro­lla en un pue­blo ima­gi­na­rio: Cam­poa­mar­go. Se ha fo­to­gra­fia­do en la Al­me­ría de los in­ver­na­de­ros y las fin­cas de acei­te, con esa luz dig­na de los wes

terns que aquí se ro­da­ban. ¿Y có­mo fue el mon­ta­je so­bre Don Juan? Ha sor­pren­di­do mu­cho. Darío Fa­cal es uno de los di­rec­to­res tea­tra­les más ta­len- to­sos y crea­ti­vos de es­te país. So­lo pue­do de­cir que es un be­llo es­pec­tácu­lo y que he­mos lle­na­do la sa­la. No pa­ras de tra­ba­jar. Cuan­do sa­les por Ma­drid, ¿có­mo te re­la­jas? Soy aman­te de la co­mi­da me­xi­ca­na, de su pi­can­te y el mez­cal, y he en­con­tra­do ex­ce­len­tes mi­che­la­das y mo­le po­blano en el DF Bar, en el Ba­rrio de las Le­tras. El otro rin­cón se­cre­to al que suelo es­ca­par­me a leer o es­tu­diar es un jar­dín má­gi­co, y que po­ca gen­te co­no­ce, en la ca­lle Lo­pe de Vega. Si vas, ¡sa­lú­da­me! Eres pro­fe­so­ra de bi­kram yoga, en qué lu­gar co­nec­tas con­ti­go mis­ma? En Cal­blan­que (Mur­cia), un par­que na­tu­ral pa­ra ca­mi­nar, prac­ti­car bu­ceo o yoga Tam­bién me gus­ta el nor­te de Es­pa­ña, la sie­rra de Ma­drid o las is­las. Co­mo ve­ge­ta­ria­na, ¿nos in­di­cas un res­tau­ran­te con pro­duc­tos de la huer­ta? En mi ciu­dad, Mur­cia, nun­ca fa­llan El Chu­rra, El Sal­zi­llo o Los Chu­rras­cos. To­mad ver­du­ras a la plan­cha, el to­ma­te partío, las al­ca­cho­fas her­vi­das o un arroz de ver­du­ras (sin ba­ca­lao). Eres una lec­to­ra re­cal­ci­tran­te, ¿al­gu­na su­ge­ren­cia so­bre li­bros de via­jes? Mi ex­pe­rien­cia es que un mis­mo si­tio

Si ha­go una es­ca­pa­da de dos días me voy al nor­te pa­ra re­car­gar pi­las.

No me ex­tra­ña que vi­van mu­chas es­tre­llas de ci­ne en Austin, Te­xas.

tie­ne tan­tas ex­pe­rien­cias y pers­pec­ti­vas co­mo per­so­nas lo vi­si­tan. Me gus­ta de­jar­me in­fluen­ciar por es­cri­to­res a los que ad­mi­ro. Clá­si­cos co­mo Flau­bert, con

Car­tas a orien­te o Car­tas de Egipto, y tam­bién ins­pi­ran los es­cri­tos de Car­los Cas­ta­ne­da cuan­do vue­lo a Mé­xi­co o Mar­lo Mor­gan, con Las vo­ces del de­sier­to, que re­tra­ta el de­sier­to de Aus­tra­lia. En tu vi­si­ta a Austin des­cu­bris­te la bi­blio­te­ca de Harry Ran­son Cen­ter. ¿Por qué con­si­de­ras que hay que vi­si­tar­la? Es una ins­ti­tu­ción en Es­ta­dos Uni­dos. Fue fun­da­da en 1957 y su vo­ca­ción es po­ner al al­can­ce de cual­quier per­so­na el pro­ce­so creativo de gran­des au­to­res. Tie­nen la co­lec­ción per­so­nal que Ga­briel Gar­cía Már­quez guar­da­ba en su ca­sa de Mé­xi­co DF, el pri­mer bo­rra­dor de Watt, de Sa­muel Bec­kett, y cua­tro ver­sio­nes dis­tin­tas del prin­ci­pio de Vi­da y épo­ca de

Mi­chael K, de J. M. Coet­zee. Otras jo­yas son el pri­mer fo­lio de Sha­kes­pea­re o un ar­chi­vo com­ple­to de Ja­mes Joy­ce. Pe­ro, lo que más me im­pac­tó fue el guión de Ro­bert de Ni­ro pa­ra Ta­xi dri­ver, con las ano­ta­cio­nes del ac­tor, que son los pi­la­res de su interpretación. Ade­más, Austin es un lu­gar di­fe­ren­te, la gen­te es ama­ble y ca­ri­ño­sa, hay mu­chos con­cier­tos a dia­rio y res­pe­tan el me­dio am­bien­te. Es­tá lle­na de co­mi­da or­gá­ni­ca y ve­ge­ta­ria­nos. Eres asi­dua al Fes­ti­val Má­la­ga, ¿tie­ne es­ta ciu­dad un idi­lio con el ci­ne? Sí, por su cli­ma y los ma­la­gue­ños, que se en­tre­gan con pa­sión al even­to. Ade­más, es la pri­me­ra es­ca­pa­da a la pla­ya des­pués del frío in­vierno, y es­pe­tos y ca­ñas lo ha­cen un des­tino más per­fec­to. Pa­sas­te un tiem­po en Edim­bur­go. ¿Qué no po­de­mos per­der­nos aquí? Es apa­sio­nan­te, re­cuer­do su am­bien­te bohe­mio con mú­si­cos, pin­to­res o es­cul­to­res de to­do el mun­do. Du­ran­te el fes­ti­val de tea­tro Frin­ge ca­si to­das los edi­fi­cios se abrían pa­ra es­tre­nar obras en sa­lo­nes pri­va­dos. Ade­más, año­ro los man­ja­res de los

farm mar­kets, los mer­ca­di­llos gi­gan­tes de se­gun­da mano en edi­fi­cios en rui­nas o los jar­di­nes es­con­di­dos de la ciu­dad.

El mar es una de las

pa­sio­nes de Mar­ta.

“Ten­gro gran­des re­cuer­dos de mi es­tan­cia en Austin,

en Es­ta­dos Uni­dos”.

(Es­co­cia) es­tá lleno “El cen­tro de Edim­bur­go

que nun­ca sa­bes có­mo de jar­di­nes es­con­di­dos

im­pres­cin­di­bles”. en­con­trar y que son

Mar­ta Nie­to emo­cio­na en el Es­pa­ñol de Ma­drid con ‘El bur­la­dor de Se­vi­lla’.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.