Una ci­ta de ni­vel

deViajes - - RUTA -

Los so­lea­dos va­lles al­pi­nos de Ita­lia es­con­den tan­ta be­lle­za y pla­nes in­ver­na­les como los de sus ve­ci­nos de la ca­ra nor­te. Uno de los rin­co­nes con más re­nom­bre es Ma­don­na di Cam­pi­glio, una pres­ti­gio­sa es­ta­ción de in­vierno en la re­gión del Tren­tino-Al­to Adi­ge. Ma­don­na es­tá vin­cu­la­do a es­cu­de­rías ita­lia­nas Fe­rra­ri y Du­ca­ti, que lo eli­gie­ron du­ran­te más de 20 años como lu­gar de pre­sen­ta­ción de la tem­po­ra­da, pe­ro tam­bién por es­tar si­tua­do ba­jo la po­de­ro­sa som­bra de los Do­lo­mi­tas de Bren­ta, una for­ma­ción mon­ta­ño­sa de fas­ci­nan­te si­lue­ta, de­cla­ra­da Pa­tri­mo­nio de la Hu­ma­ni­dad por la Unes­co.

Ma­don­na di Cam­pi­glio no tie­ne que via­jar muy le­jos en el tiem­po pa­ra en­con­trar sus orí­ge­nes, ya que has­ta fi­na­les del si­glo XIX no hu­bo en es­te pa­ra­je na­da más que un mo­nas­te­rio con al­ber­gue des­ti­na­do a los pe­re­gri­nos y via­je­ros que atra­ve­sa­ban los Al­pes de nor­te a sur. Jun­to al mo­nas­te­rio se ha­bía cons­trui­do aquí una er­mi­ta ro­má­ni­ca, Santa Ma­ria An­ti­ca, don­de se ve­ne­ra­ba la ima­gen de la Vir­gen a la que ha­ce re­fe­ren­cia su nom­bre

En 1890 Ma­don­na su­frió un gran cam­bio al con­ver­tir­se en lu­gar de va­ca­cio­nes de las éli­tes del Im­pe­rio Aus­tro-hún­ga­ro que ve­nían si­guien­do la es­te­la de su Em­pe­ra­dor Francisco Jo­sé I y su esposa Isa­bel, la ci­ne­ma­to­grá­fi­ca Sis­si. A pe­sar de la le­ja­nía con la cor­te de Vie­na, la pa­re­ja acu­día ca­da ve­rano a des­can­sar al Ho­tel Re­lais des Al­pes.

Del ho­tel es­ti­lo be­lle épo­que so­lo ha so­bre­vi­vi­do el Sa­lo­ne Ho­fer, una sa­la de bai­le dig­na de re­ci­bir a esa des­preo­cu­pa­da éli­te. Lo me­jor del Sa­lo­ne son sus pin­tu­ras mu­ra­les fir­ma­das por el ti­ro­lés Gott­fried Ho-

Es­cue­la de snow.

Ur­sus Snow park y las pis­tas

al fon­do.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.