Por la mon­ta­ña

deViajes - - RUTA -

El me­jor ac­ce­so a es­tos va­lles al­pi­nos des­de la lla­nu­ra del va­lle del Po es re­co­rrien­do la ca­rre­te­ra que si­gue el Va­lle de Ren­de­na, vía de ac­ce­so al Par­que Na­tu­ral Ada­me­llo-Bren­ta, un pai­sa­je pro­te­gi­do por la Unes­co des­de 2009.

El par­que cuen­ta con dos áreas bien di­fe­ren­cia­das: el Gla­ciar del Ada­me­llo y los Do­lo­mi­tas de Bren­ta. Am­bos sis­te­mas mon­ta­ño­sos flan­quean sen­dos la­dos de la ca­rre­te­ra que re­co­rre el va­lle Ma­don­na di Cam­pi­glio y Tio­ne di Tren­to.

Una de las ma­ne­ras más ade­cua­das de ex­plo­rar los Do­lo­mi­tas de Bren­ta en in­vierno, al mar­gen de las fan­tás­ti­cas vis­tas que ofre­cen las pro­pias pis­tas de la es­ta­ción, es se­guir al­gu­na de las ru­tas se­ña­li­za­das que sur­can las lo­mas ne­va­das. Si­guien­do las ins­truc­cio­nes de se­gu­ri­dad bá­si­ca y equi­pa­do con las ra­que­tas y bas­to­nes no de­be­ría ha­ber pro­ble­mas pa­ra na­die que le gus­te ca­mi­nar por la na­tu­ra­le­za.

Por su­pues­to, tam­bién exis­te la po­si­bi­li­dad de con­tra­tar los ser­vi­cios de un guía de mon­ta­ña con ti­tu­la­ción y ex­pe­rien­cia acre­di­ta­da, como es el ca­so de los pro­fe­sio- na­les de Gui­de Alpine Cam­pi­glio ( www. gui­deal­pi­ne­cam­pi­glio.it).

Du­ran­te el tiem­po que du­ran es­tas tran­qui­las ru­tas por la mon­ta­ña nevada es más fá­cil ima­gi­nar có­mo de­bía ser es­te lu­gar en 1920, cuan­do se abrió el pri­mer arras­tre, des­pués de que unos aven­tu­re­ros in­gle­ses pro­ba­ran sus vir­tu­des como zo­na es­quia­ble una dé­ca­da an­tes.

El al­pi­nis­mo en­cuen­tra en­tre los cum­bres del Par­que Na­tu­ral de los Do­lo­mi­tas de Bren­ta decenas de ha­za­ñas hu­ma­nas, al­gu­nas de ellas muy fo­to­gé­ni­cas, como las que brin­da el Cam­pa­ni­le dei Ca­mos­ci, una agu­ja do­lo­mí­ti­ca en Pas­so Gros­tè en cu­ya pun­ta so­lo ca­bría una per­so­na.

Una bue­na ru­ta a pie es la que une Mon­te Spi­na­le con Pas­so Gros­tè, des­de don­de se pue­de des­cen­der có­mo­da­men­te en te­le­ca­bi­na des­cu­brien­do los bos­ques de aler­ce, pino y abe­to que pre­do­mi­nan en una zo­na don­de en ve­rano se mue­ven me­dio cen­te­nar de osos.

BUE­NAS VIS­TAS

A unos 13 km va­lle aba­jo se en­cuen­tra Pin­zo­lo, el pue­blo que da nom­bre a otra de

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.