CA­SA DEL GEO­PAR­QUE

deViajes - - RUTA -

El Par­que Na­tu­ral de Ada­me­llo Bren­ta es­tá in­te­gra­do en la Red de Geo­par­ques de la Unión Eu­ro­pea ( www. eu­ro­pean­geo­parks.org). Con el fin de di­fun­dir el co­no­ci­mien­to de la for­ma­ción de es­tas mon­ta­ñas ha­ce mi­llo­nes de años, el Par­que Na­tu­ral ha abier­to la Ca­sa del Geo­par­que ( www. pnab.it), un cen­tro de in­ter­pre­ta­ción in­ter­ac­ti­vo en el que se apren­de la re­la­ción en­tre las ro­cas y el agua que han da­do for­ma al pai­sa­je que nos ro­dea. Jun­to a re­crea­cio­nes de cue­vas y ríos, se pue­de apren­der mu­cho de la fau­na lo­cal. las áreas es­quia­bles de la es­ta­ción y des­de don­de se ac­ce­de a Doss del Sa­bion, una ata­la­ya a 2.100 me­tros de al­ti­tud don­de dis­fru­tar de 360 gra­dos de vis­tas de los dos ma­ci­zos que for­man el Par­que Na­tu­ral.

Las gran­jas que se ven en es­ta co­mar­ca res­pon­den a la es­té­ti­ca del Ti­rol aus­tria­co y en su di­se­ño es­ta­ba pre­vis­to que ani­ma­les y per­so­nas com­par­tie­ran es­pa­cio. La ma­yo­ría de es­tas gran­jas se han con­ver­ti­do en re­fu­gios de fin de semana o res­tau­ran­tes pe­ro, afor­tu­na­da­men­te, han man­te­ni­do la es­truc­tu­ra y es­té­ti­ca ori­gi­na­les.

Igual de bien con­ser­va­da es­tá la Iglesia de San Vi­gi­lio, la pa­rro­quia de Pin­zo­lo que ha si­do res­tau­ra­da pa­ra mos­trar en to­do su es­plen­dor ori­gi­nal las pin­tu­ras mu­ra­les de su fa­cha­da en las que se re­pre­sen­ta la “Dan­za Ma­ca­bra”, una ale­go­ría pin­ta­da al fres­co en el si­glo XVI en la que se re­cor­da­ba a ri­cos y po­bres que an­te la muer­te no hay cla­ses, todos so­mos igua­les.

Pin­zo­lo es cé­le­bre tam­bién por sus aguas mi­ne­ra­les que bajan por el Val Nam­bro- ne, pro­ce­den­tes de las cum­bres he­la­das del gla­ciar de Ada­me­llo, y por ser el lu­gar de concentración de pre­tem­po­ra­da de los equi­pos de fút­bol de la li­ga ita­lia­na In­ter de Mi­lán y Ju­ven­tus de Tu­rín.

CA­MI­NOS DE HIELO

Du­ran­te el ve­rano es po­si­ble apro­xi­mar­se a los bra­zos he­la­dos del gla­ciar de Ada­me­llo, el más ex­ten­so de Eu­ro­pa. Di­cha apro­xi­ma­ción se ha­ce a tra­vés de la pis­ta de 17 km que re­co­rre el Val Ge­no­va has­ta la cas­ca­da de Nar­dis, un sal­to de agua que pro­ce­de del gla­ciar y que en in­vierno se con­ge­la pin­tan­do la mon­ta­ña de un blan­co azu­la­do.

El ac­ce­so con vehícu­los pri­va­dos es­tá res­trin­gi­do to­do el año, aunque en in­vierno, si no ha ne­va­do mu­cho –el ries­go de alud es muy al­to en es­te es­tre­cho va­lle– es po­si­ble lle­gar has­ta la cas­ca­da.

En los sen­de­ros que em­pie­zan en Val Ge­no­va es bas­tan­te fre­cuen­te cru­zar­se con ani­ma­les, cier­vos prin­ci­pal­men­te,

Ca­sa del Geo­par­que.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.