EN EL MU­SEO VIZ­CA­YA

deViajes - - DESTINO -

Una cu­rio­sa mez­cla en­tre ar­ti­lu­gios kitsch y las an­ti­güe­da­des so­bre­vue­la las es­tan­cias de es­ta fin­ca de por­te re­na­cen­tis­ta. Cons­trui­da en 1913 fren­te a la bahía Viz­ca­ya, la vi­lla trans­por­ta a los vi­si­tan­tes a los am­bien­tes europeos lle­nos de es­plen­dor con es­te mo­vi­mien­to ar­tís­ti­co ita­liano. Los jar­di­nes son so­ber­bios, y a la luz de la lu­na lle­na re­sul­tan un lu­gar má­gi­co. Des­cú­bre­lo con Moon­light Gar­den Tour (23 €), son tours guia­dos de tres ho­ras que ter­mi­nan con mú­si­ca en di­rec­to en el Ca­fé. Las pró­xi­mas ci­tas son el 23 de mar­zo y el 22 de abril. muy po­pu­lar en Little Ha­va­na, que lo­gra lla­mar la aten­ción con su cán­ti­co.

En­se­gui­da apa­re­ce la fa­cha­da de El Pub, don­de se pi­den me­dia­no­ches, nom­bre que re­ci­ben los sánd­wi­ches que se to­ma­ban pa­ra al­mor­zar en las fá­bri­cas de tabaco. En es­ta ca­sa los rea­li­zan des­de ha­ce un cuar­to de si­glo a ba­se de pan cu­bano, ja­món dul­ce, pe­pi­ni­llo y pa­ta­tas pa­ja. La me­jor for­ma de re­ma­tar la co­mi­da es un ca­fe­si­to, tan in­ten­so como os­cu­ro; ser­vi­do en una me­di­da pe­que­ña como un de­dal y que es ca­paz de re­su­ci­tar a un muer­to.

AU­TÉN­TI­CO SA­BOR GUAJIRO

Lle­ga el turno de vi­si­tar la Ci­gar Fac­tory. En­tra­mos a com­pro­bar el pro­ce­so de ela­bo­ra­ción de los pu­ros y com­par­ti­mos la me­lan­co­lía de Luis, que lle­va cua­tro dé­ca­das ma­nu­fac­tu­ran­do ha­ba­nos; pri­me­ro en su Cu­ba na­tal, que año­ra, y los úl­ti­mos tres años en Mia­mi. La va­rie­dad es in­creí­ble y pue­des ad­qui­rir­los des­de 12 €.

La vi­si­ta nos per­mi­te re­ser­var un hue­co pa­ra los de­li­cio­sos pas­te­li­tos de Yi­sell Bakery; unos ex­qui­si­tos ho­jal­dres re­lle- nos de gua­ya­ba. Tam­bién pa­sa­mos por la fru­te­ría Los Pi­na­de­ros, con un mues­tra­rio es­pec­ta­cu­lar de va­rie­da­des ca­ri­be­ñas. Be­be­mos un ju­go de ca­ña de azú­car, pren­sa­do an­te nues­tros ojos, y ha­ce­mos tiem­po mien­tras se des­car­ga una es­pec­ta­cu­lar tor­men­ta tro­pi­cal a la que aquí pa­re­cen es­tar acos­tum­bra­dos.

La guin­da del iti­ne­ra­rio gas­tro­nó­mi­co es la he­la­de­ría Azú­car. Es­te lo­cal re­co­le­to sir­ve sor­pren­den­tes re­ce­tas con ron, dul­ce de le­che o agua­ca­te; aunque el best-se­ller es, se­gún cer­ti­fi­can, la com­bi­na­ción de sa­bo­res lla­ma­da Ma­ría.

Jus­to en­fren­te, se ubi­ca el Par­que Má­xi­mo Gó­mez. Me­re­ce la pe­na de­te­ner­se a cu­rio­sear las par­ti­das de do­mi­nó y aje­drez, re­gi­das por es­tric­tas re­glas en­tre las que se in­clu­ye no uti­li­zar ma­las pa­la­bras. Las con­ver­sa­cio­nes, chan­zas y pi­ques de los ju­ga­do­res no tie­nen des­per­di­cio.

Al sa­lir de es­te área, to­ma la Ca­lle 8 ha­cia la de­re­cha y pon mu­cha aten­ción por don­de pi­sas, por­que en es­ta zo­na tie­nen su pro­pio pa­seo de la fa­ma con estrellas que re­cuer­dan ar­tis­tas la­ti­nos de la

Ela­bo­ra­ción ar­te­sa­na de pu­ros ha­ba­nos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.