Una ca­pi­tal se­ño­rial

deViajes - - RUTA -

El no­viaz­go de San­tan­der con el mar em­pe­zó ha­ce cien­tos de años, exac­ta­men­te en su fun­da­ción, de la que ape­nas te­ne­mos in­for­ma­ción, aunque pro­ba­ble­men­te fue­ran los ro­ma­nos los pri­me­ros que apro­ve­cha­ron su pro­te­gi­da bahía pa­ra cons­truir un puer­to des­de el que sa­car mer­can­cías de la pe­nín­su­la.

Fue­ra cual fue­ra ese pa­sa­do, lo cier­to es que San­tan­der ha de­mos­tra­do ser una ciu­dad que sa­be rein­ven­tar­se y no se ami­la­na an­te las ad­ver­si­da­des, que le han pri­va­do de un cen­tro his­tó­ri­co mo­nu­men­tal. Aún así, hoy po­de­mos ver una ciu­dad ama­ble ro­dea­da de una geo­gra­fía her­mo­sa, en­tre el azul del mar y las mon­ta­ñas.

Ocu­pan­do la me­jor ca­ra de su Bahía, la ciu­dad es­tá orien­ta­da al sur, lo que le con­vier­te en la úni­ca ca­pi­tal del nor­te que dis­fru­ta del sua­ve sol can­tá­bri­co de ca­ra.

El Pa­seo Pereda es la gran ave­ni­da que trans­cu­rre jun­to al mar, un mo­nu­men­tal pa­si­llo que une los prin­ci­pa­les hi­tos tu­rís­ti­cos de cen­tro y por el que se pue­de ver a to­do San­tan­der pa­sean­do, to­man­do un ca­fé o un he­la­do.

Es­te pa­seo no se­ría el mis­mo si no es­tu­vie­ran a su la­do los Jar­di­nes de Pereda, un par­que clá­si­co que tam­bién ho­me­na­jea al no­ve­lis­ta san­tan­de­rino Jo­sé Ma­ría de Pereda. El jar­dín fue cons­trui­do en el te­rreno don­de es­ta­ba el prin­ci­pal mue­lle del puer­to. Tes­ti­go de esa épo­ca, aún en pie, es la Grúa de Pie­dra, usa­da pa­ra des­car­gar la car­ga de los bar­cos al fi­nal del XIX.

Re­cien­te­men­te, al Jar­dín le ha sa­li­do un nue­vo mo­nu­men­to, el Cen­tro Bo­tín, un pro­yec­to cul­tu­ral im­pul­sa­do por la fa­mi­lia que di­ri­ge el Ban­co San­tan­der, cu­ya aper­tu­ra, ya re­tra­sa­da, se es­pe­ra que se pro­duz­ca a lo lar­go de es­te año.

Pa­no­rá­mi­ca de la bahía de San­tan­der.

Pla­za de Velarde.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.