Pa­sión can­tá­bri­ca

deViajes - - RUTA -

Di­ver­sas lo­mas se­pa­ran el cen­tro de la ciu­dad de las pla­yas del Sar­di­ne­ro. El ca­mino en­tre el Pa­la­cio de Fes­ti­va­les y la Pe­nín­su­la de la Mag­da­le­na, unos 20 mi­nu­tos, es un agra­da­ble pa­seo en el que se pue­den ad­mi­rar al­gu­nas man­sio­nes de la eta­pa do­ra­da de la ciu­dad, a prin­ci­pios del si­glo XX, y las pri­me­ras pla­yas.

La pe­nín­su­la de la Mag­da­le­na es ac­tual­men­te un par­que pú­bli­co en el que hay di­ver­sas ins­ta­la­cio­nes his­tó­ri­cas, como es el ca­so del Pa­la­cio de la Mag­da­le­na ( pa­la­cio­mag­da­le­na.com), cons­trui­do con fon­dos apor­ta­dos por el pue­blo de San­tan­der pa­ra dar alo­ja­mien­to ve­ra­nie­go a la Fa­mi­lia Real es­pa­ño­la, en­ton­ces ca­pi­ta­nea­da por Alfonso XIII y Vic­to­ria Eu­ge­nia, con el fin de que hi­cie­ran pro­mo­ción tu­rís­ti­ca de los en­can­tos de la ciu­dad cos­te­ra.

En­tre 1913 y 1930 la her­mo­sa ca­so­na cons­trui­da en es­ti­lo in­glés (pa­ra que Vic­to­ria no echa­ra de me­nos su que­ri­da Is­la de Wrigth) fue lu­gar de va­ca­cio­nes de los re­yes de Es­pa­ña, a quie­nes si­guie­ron mu- chos de sus cor­te­sa­nos. El ob­je­ti­vo con el que se cons­tru­yó el Pa­la­cio se ha­bía cum­pli­do: la ca­pi­tal cán­ta­bra se con­vir­tió en des­tino ideal de la bur­gue­sía es­pa­ño­la pa­ra to­mar los ba­ños de olas, una mo­da nue­va con­si­de­ra­da muy sa­lu­da­ble.

Du­ran­te la II Re­pú­bli­ca el pa­la­cio se transformó en se­de de la Uni­ver­si­dad In­ter­na­cio­nal de Ve­rano: la mis­ma fun­ción que desem­pe­ña ac­tual­men­te. En pa­ra­le­lo al uso do­cen­te, los ges­to­res del Pa­la­cio per­mi­ten las vi­si­tas a su in­te­rior (3 €), con 6 en­tre semana y 3 el fin de semana.

La Pe­nín­su­la de la Mag­da­le­na es un re­cin­to de pro­pie­dad mu­ni­ci­pal y li­bre ac­ce­so pa­ra pea­to­nes o bi­cis, que per­ma­ne­ce abier­to has­ta las 22 h. Una ma­ne­ra de­li­cio­sa de dis­fru­tar­lo es se­guir el sen­de­ro que bor­dea el ist­mo ac­ce­dien­do, si se desea, a las pla­yas de El Bi­ki­ni y La Mag­da­le­na o pa­rán­do­se a ob­ser­var de cer­ca los fa­ros de La Cer­da y de la is­la de Mou­ro.

An­tes de sa­lir, ad­mi­ra las es­cul­tu­ras de si­re­nas y ré­pli­cas de bar­cos an­ti­guos que for­man el lla­ma­do Mu­seo del Hom­bre y el Mar, así como las fo­cas del mi­ni zoo gra­tui­to de la Mag­da­le­na, una atrac­ción que se dis­fru­ta el do­ble si vas con ni­ños.

Des­de el zoo, los pe­que­ños po­drán des­cu­brir, es­pe­cial­men­te con la ma­rea ba­ja, la si­lue­ta de un ca­me­llo de ro­ca que da nom­bre a la pri­me­ra de las pla­yas que ocu­pan la en­se­na­da de El Sar­di­ne­ro.

UN PA­SEO POR MA­TA­LE­ÑAS

Da igual la épo­ca del año: en El Sar­di­ne­ro ve­rás a gen­te pa­sean­do, dis­fru­tan­do del ai­re can­tá­bri­co, tan­to en la ori­lla como en el pa­seo que lle­ga has­ta Ma­ta­le­ñas, la pe­nín­su­la que cie­rra la ciu­dad por el oes­te.

El Ca­bo Ma­yor, en el ex­tre­mo oes­te de El Sar­di­ne­ro, pa­re­ce po­ner fin a la ciu­dad de San­tan­der. Sin em­bar­go, en esa ro­ca em­pie­za uno de los se­cre­tos me­jor guar­da­dos de la ciu­dad: un sen­de­ro que trans­cu­rre en­tre los 9 ho­yos del Cam­po de Golf Mu­ni­ci­pal y el mar Can­tá­bri­co. El ca­mino te con­du­ci­rá has­ta la pla­ya de Ma­ta­le­ñas, en­ca­ja­da en­tre acan­ti­la­dos y a la que so­lo se pue­de ba­jar des­cen­dien­do por una em­pi­na­da es­ca­le­ra. Si con­ti­núas ca­mi­nan­do lle­ga­rás has­ta el fa­ro, un lu­gar his­tó­ri­co que lle­va ilu­mi­nan­do a los ma­ri­ne­ros des­de prin­ci­pios del si­glo XIX.

El pa­seo de Ma­ta­le­ñas tie­ne una lon­gi­tud de po­co más de 2 km y se tar­da en re­co­rrer una me­dia ho­ra lar­ga.

Pla­ya del Ca­me­llo, en la en­se­na­da de El Sar­di­ne­ro.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.