UN CHA­PU­ZÓN CON HIS­TO­RIA

deViajes - - DOSSIER -

Por mu­cho que te gus­te sen­tir de pri­me­ra mano el pul­so de una ciu­dad y que el afán ur­ba­ni­ta guíe tus via­jes, hay des­ti­nos en los que se agra­de­ce una tar­de de re­lax; so­bre to­do cuan­do las al­tas tem­pe­ra­tu­ras, la den­si­dad de trá­fi­co y la ma­si­fi­ca­ción tu­rís­ti­ca se con­ju­gan y ha­cen que to­do em­pie­ce a re­sul­tar in­so­por­ta­ble. Es el ca­so de Ro­ma, la ca­pi­tal ita­lia­na, una ciu­dad en la que, en me­dio de una lar­ga es­pe­ra pa­ra en­trar en al­guno de sus mo­nu­men­tos en pleno mes de ju­lio, mu­chos he­mos fan­ta­sea­do con dar­nos un buen cha­pu­zón en la pla­ya. Y, sin em­bar­go, exis­te: se lla­ma Os­tia Li­do y es la fa­vo­ri­ta de los ro­ma­nos des­de que se di­se­ñó, en los años 30 del pa­sa­do si­glo y pu­so de mo­da los sta­bi­li­ment­ti, una es­pe­cie de clu­bes pri­va­dos. Ade­más, en es­te rin­cón del Ti­rreno no te mo­les­ta­rán los cru­ce­ris­tas –que atracan en Ci­vi­ta­vec­chia, a 80 km– ni echa­rás de me­nos las vi­si­tas ar­queo­ló­gi­cas ya que a una pa­ra­da más de tren, en Os­tia An­ti­ca, te es­pe­ra una ciu­dad ro­ma­na igual de im­por­tan­te y bien con­ser­va­da que Pom­pe­ya, pe­ro mu­cho más des­co­no­ci­da. En www.tu­ris­mo­ro­ma.it.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.