VÍ­VE­LA CON OTRO AI­RE

deViajes - - DOSSIER -

Cru­ce­ros, pla­yas ki­lo­mé­tri­cas y un ho­ri­zon­te mar­ca­do por el re­lax de día y la fies­ta de no­che. Es­to es, a agran­des ras­gos, lo pri­me­ro que te vie­ne a la men­te cuan­do pien­sas en es­ta is­la ita­lia­na. El problema sur­ge cuan­do vi­si­tas Cer­de­ña en in­vierno. Con el frío, ade­más de es­quiar y prac­ti­car snow­board en Brun­cu Spi­na y Mon­te Spa­da, aprovecha la ofer­ta ar­queo­ló­gi­ca del país. En la cos­ta oes­te, jun­to a Ca­bras, te es­pe­ran los res­tos de Tha­rros, la ciu­dad fun­da­da por los fe­ni­cios que ter­mi­nó sien­do ro­ma­na y, pos­te­rior­men­te con­quis­ta­da por los sa­rra­ce­nos, has­ta que fue aban­do­na­da. Sus co­lum­nas, en pri­me­ra lí­nea del mar, jun­to al gol­fo de Oris­tano, pa­re­cen di­se­ña­das pa­ra los sel­fies. Pe­ro si te atraen los res­tos enig­má­ti­cos to­ma no­ta de los ya­ci­mien­tos nu­rá­gi­cos que abun­dan en la is­la, como los de Ba­ru­mi­ni. Las ca­sas cir­cu­la­res que cons­truía es­ta cul­tu­ra –que so­lo de­jó res­tos en tie­rras sar­das– desafían las re­glas ar­qui­tec­tó­ni­cas y fue­ron van­guar­dia en la épo­ca en que se cons­tru­ye­ron, en la Edad de Bron­ce. En www.ita­lia.it.

Res­tos nu­rá­gi­cos en el in­te­rior sar­do.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.