OLAS JUN­TO A LA PUER­TA DE BRAN­DE­BUR­GO

deViajes - - DOSSIER -

La pa­sión que los ber­li­ne­ses sien­ten por el mar no es nue­va. Ya en 1907 se inau­gu­ró la Strand­bad Wann­see, una pla­ya ar­ti­fi­cial con más de 1.275 m de are­na y una ex­ten­sa ofer­ta que in­clu­ye des­de los clá­si­cos si­llo­nes, tum­bo­nas y to­bo­ga­nes de agua has­ta pis­tas de fút­bol o de vo­ley pla­ya. Es­te are­nal, uno de los más lar­gos de Eu­ro­pa, cuen­ta tam­bién con zo­na nu­dis­ta y es uno de los más con­cu­rri­dos cuan­do el sol aprie­ta. Jun­to a la Is­la de los Mu­seos, la ri­be­ra del Spree aco­ge un buen nú­me­ro de ga­ri­tos don­de te sen­ti­rás en pleno Ca­ri­be, con pal­me­ras y mú­si­ca sen­sual in­clui­dos. Des­ta­can el Yaam –con con­cier­tos, cur­sos de ca­poei­ra, ac­ti­vi­da­des in­fan­ti­les y has­ta sa­cos de bo­xeo pa­ra deses­tre­sar­te– y el Ber­lin Are­na, una ex­ten­sa su­per­fi­cie de ocio don­de to­mar el sol so­bre are­na de pla­ya y zam­bu­llir­te en la pis­ci­na flo­tan­te (12 €/ 3 h). Más in­for­ma­ción en www.vi­sit­ber­lin.de.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.