Des­cu­bre un te­so­ro

deViajes - - RUTA -

Las no­tas de un acor­deón to­ca­das por un for­ni­do hom­bre en­to­nan el “Que vi­va Es­pa­ña” de Ma­no­lo Escobar al pa­so de un gru­po de ani­ma­dos ju­bi­la­dos es­pa­ño­les. El mú­si­co, con más vis­ta que un hal­cón y me­jor oí­do aún, los ha vis­to ve­nir cru­zan­do el puen­te y los ha sor­pren­di­do con la me­lo­día. Ac­to se­gui­do, un ama­go de bai­le de ellas mien­tras otros tu­ris­tas van pa­san­do. Ca­si sin pa­rar­se, unas mo­ne­das caen en el som­bre­ro que hay fren­te él. Y to­dos con­ten­tos.

Es­ta­mos en Tra­kai, pro­ba­ble­men­te el lu­gar más tu­rís­ti­co de Li­tua­nia. Ya sea uno es­pa­ñol, fran­cés, ale­mán o li­tuano, es vi­si­ta obli­ga­da. Está a 28 ki­ló­me­tros de Vil­nius y fue la ca­pi­tal en el si­glo XIV, du­ran­te el rei­na­do de Kes­tu­tis, uno de los dos hi­jos de Ge­di­mi­nas en­tre los que, a su muer­te, se di­vi­dió el reino.

Y de aque­lla épo­ca que­da –tras una im­por­tan­te re­cons­truc­ción en el si­glo XX– el cas­ti­llo gó­ti­co que em­pe­zó a le­van­tar és­te a fi­na­les del si­glo XIV y ter­mi­nó su hi­jo Vy­tau­tas el Gran­de, ya en el si­glo XV. Con el pa­so de la ca­pi­ta­li­dad a Vil­nius, la for­ta­le­za pa­só a ser re­si­den­cia de la mo­nar­quía y, más ade­lan­te, pri­sión pa­ra pre­sos de ori­gen no­ble.

Ac­tual­men­te, al in­dis­cu­ti­ble atrac­ti­vo tu­rís­ti­co hay que su­mar­le el ser el co­di­cia­do es­ce­na­rio que tan­tos fe­li­ces re­cién ca­sa­dos li­tua­nos quie­ren como te­lón de fon­do pa­ra sus ál­bu­mes de fotos.

El ro­jo de sus la­dri­llos se al­za en una pe­que­ña is­la en el la­go Gal­va, el nom­bre del cual se cree que vie­ne de ca­be­za en li­tuano. Cu­rio­sa­men­te, pa­re­ce ser que, ca­sua­li­dad o no, no po­cas ca­be­zas de­bie­ron ro­dar en el pa­tio de ar­mas por el que pa­sea­mos, al­go bo­ca­bier­tos, el

Mu­seo de Rum­sis­kes.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.