LA CA­SA DE LAS DE­LI­CIAS

deViajes - - DESTINO -

to ge­la­ti­no­so que se ofre­ce al clien­te como si fue­ra el ma­yor de los pla­ce­res, ya que ade­más de ser de­li­cio­so, se cree que tie­ne efec­tos afro­di­sía­cos.

El mo­lus­co se co­me en en­sa­la­da mez­cla­do con ve­ge­ta­les o bien en bu­ñue­los fri­tos que se acom­pa­ñan de sal­sa ro­sa y al­gu­na de las de­li­cio­sas cer­ve­zas lo­ca­les.

De Pot­ter’s Cay tam­bién par­te el Mail Boat ( mail­boat­baha­mas.com), un his­tó­ri­co ser­vi­cio de fe­rries que lle­va 300 años fun­cio­nan­do y que une por mar to­das las is­las ha­bi­ta­das del ar­chi­pié­la­go, car­ga­do de co­rreo y mer­can­cías, pero tam­bién de per­so­nas que no tie­nen pri­sa por ac­ce­der, ya que tar­da 5 ho­ras en lle­gar a An­dros, la is­la más cer­ca­na, y más de 35 ho­ras pa­ra al­can­zar Ina­gua, la más re­mo­ta, ca­si to­can­do tie­rra cu­ba­na.

Si no tie­nes tan­to tiem­po pa­ra vi­vir una ex­pe­rien­cia a rit­mo de Mail Boat, no te preo­cu­pes por­que, ade­más del avión, hay otros bar­cos rá­pi­dos que co­nec­tan las is­las más po­bla­das con Nassau. Uno de los edi­fi­cios his­tó­ri­cos vi­si­ta­bles en Nassau es el Gray­cliff Ho­tel & Res­tau­rant ( www. gray­cliff­ho­tel­res­tau­rant nassau.com), re­gen­ta­do por la fa­mi­lia Gar­za­ro­li, oriun­da de Ita­lia. El Gray­cliff está abier­to a to­dos los que quie­ran co­no­cer al­gu­nos de sus sa­bro­sos secretos: una fá­bri­ca de cho­co­la­te don­de se im­par­ten ta­lle­res prác­ti­cos; una fá­bri­ca de pu­ros con em­plea­dos cu­ba­nos y una bo­de­ga sub­te­rrá­nea que es­con­de la ter­ce­ra co­lec­ción de vi­nos más gran­de del mun­do. Si se te an­to­ja un ba­ño en una ma­ra­vi­llo­sa pis­ci­na de azu­le­jos ita­lia­nos pue­des pa­sar el día por100 $.

Pro­ce­so de ela­bo­ra­ción de ha­ba­nos. sum­quam

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.