Es­to sí que es vida

deViajes - - DESTINO -

Es­par­ci­das a lo lar­go de más de 200 mi­llas ma­ri­nas al sur de Nassau, las is­las Exu­mas se es­tán con­so­li­dan­do como des­tino al al­za den­tro del país. Aún son po­cos los vi­si­tan­tes que eli­gen es­tas re­la­ja­das is­las como con­tra­pun­to al bu­lli­cio ex­pe­ri­men­ta­do en Nassau y Pa­ra­di­se Is­land. Ca­da día pe­que­ñas avio­nes de hé­li­ces ope­ra­dos por lí­neas aé­reas lo­ca­les ate­rri­zan en el ae­ro­puer­to de Great Exu­ma, la ma­yor de es­te con­jun­to de is­lo­tes y ca­yos, que su­man 365 en to­tal.

Los via­je­ros que lle­gan has­ta aquí vie­nen a des­cu­brir un pa­raí­so de pla­yas vír­ge­nes que go­zan de pro­tec­ción es­pe­cial al es­tar, en su gran ma­yo­ría, den­tro del Exu­ma Na­tio­nal Land and Sea Park.

Geor­ge­town, las tran­qui­la ca­pi­tal de la is­la, ape­nas su­ma tres ca­lles y mil re­si­den­tes, pero sigue man­te­nien­do ese es­pí­ri­tu ca­ri­be­ño an­ti­es­tre­san­te.

Una vez he­cho el pa­seo por el pue­blo, hay que pa­sar­se por Pea­ce & Plenty ( www. pea­ceand­plenty.com), un ho­tel con pis­ci­na ova­la­da y una ba­rra de cóc­te­les ges­tio­na­da por el bar­man más sim­pá­ti­co de las Baha­mas, Ler­man ‘Doc’ Ro­lle. En­tre otros bre­ba­jes que bor­da, hay que ha­cer men­ción es­pe­cial a su “rum punch”, un tra­go de fan­ta­sía que cuen­ta con una le­gión de se­gui­do­res en to­do el mun­do.

Des­de el em­bar­ca­de­ro del ho­tel, que du­ran­te el tiem­po de es­cla­vis­mo hi­zo las ve­ces de mer­ca­do de se­res hu­ma­nos, parten bar­cos ha­cia las pla­yas de Stoc­king Is­land, el ca­yo que se ve en­fren­te, co­no­ci­das como Ham­bur­ger y Pa­ra­di­se beach, dos lu­ga­res idea­les pa­ra pa­sar un día de pla­ya a la som­bra de un ár­bol, pi­can­do al­go y be­bien­do cer­ve­zas en Chat N' Chill.

Has­ta la ori­lla de la pla­ya se acer­can las ra­yas que jue­gan con los ba­ñis­tas a la es­pe­ra de que les cai­ga un tro­ci­to de su al­muer­zo.

RUM­BO AL SUR

De vuel­ta a la is­la prin­ci­pal, hay que se­guir via­je en di­rec­ción sur pa­ra co­no­cer Little Exu­ma, la otra gran is­la del gru­po. Un puen­te une am­bas, así que en es­te ca­so no es ne­ce­sa­rio to­mar nin­gún bar­co pa­ra co­no­cer una de las pla­yas más her­mo­sas de las Baha­mas, la Pla­ya del Tró­pi­co de Cán­cer, una enor­me ex­ten­sión de are­na blanca y

Cos­ta de Exu­mas.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.