Le­ga­do lu­so

deViajes - - DESTINO -

Po­cas ciu­da­des pue­den pre­su­mir de estar en­ca­ja­das, nun­ca me­jor di­cho, en el co­ra­zón de un es­ce­na­rio na­tu­ral sin igual en to­do el mun­do. Una bahía pro­te­gi­da, de­ce­nas de mo­rros pun­tia­gu­dos, un la­go y ki­lo­mé­tri­cas pla­yas de fi­na are­na con­vier­ten a es­ta me­tró­po­li bra­si­le­ña ha­bi­ta­da por gen­te ma­ra­vi­llo­sa en uno de los des­ti­nos más desea­dos.

El ai­re por­tu­gués apor­ta­do por los pri­me­ros co­lo­ni­za­do­res se no­ta es­pe­cial­men­te en el cen­tro de la ciudad, si­tua­do den­tro de la Bahía de Gua­na­ba­ra, cu­ya es­tre­cha bo­ca hi­zo pen­sar a los na­ve­gan­tes que se tra­ta­ba de la de­sem­bo­ca­du­ra de un río, equí­vo­co que na­die se ha mo­les­ta­do en rec­ti­fi­car tra­tan­do de re­bau­ti­zar el lu­gar co­mo Bahía de Ja­nei­ro.

Pa­ra com­pren­der bien la his­to­ria de la ciudad, te re­co­men­da­mos em­pe­zar tu pa­seo por Río de Ja­nei­ro en la Plaça Quin­ze de No­vem­bro, una ex­pla­na­da al bor­de del mar que re­cuer­da mu­cho a la lis­boe­ta Praça do Co­mér­cio. A su al­re­de­dor es­tán to­dos los edi­fi­cios que re­pre­sen­tan a las más pode- ro­sas ins­ti­tu­cio­nes de la épo­ca co­lo­nial: el pa­la­cio del go­ber­na­dor o vi­rrey, hoy con­ver­ti­do en un mu­seo de­di­ca­do a la pri­me­ra his­to­ria del país ba­jo el nom­bre de Paço Im­pe­rial (en­tra­da gra­tui­ta. www.pa­coim­pe­rial.com.br); la bol­sa de va­lo­res, el pa­la­cio de jus­ti­cia y dos mo­nu­men­ta­les igle­sias de­di­ca­das a Nos­sa sen­ho­ra do Car­mo, am­bas de re­car­ga­do es­ti­lo ba­rro­co co­lo­nial.

Cuan­do los re­yes por­tu­gue­ses hu­ye­ron de su país ocu­pa­do por la Fran­cia de Na­po­león ins­ta­la­ron su cor­te en el pa­la­cio del go­ber­na­dor de Río, des­de cu­yas frías es­tan­cias ri­gie­ron co­mo pu­die­ron los des­ti­nos de su de­ca­den­te y le­jano im­pe­rio. Unos años más tar­de la fa­mi­lia real en­con­tró en la cer­ca­na y fres­ca ciudad de Pe­tró­po­lis el lu­gar ideal don­de cons­truir una cor­te más acor­de a egre­gias ne­ce­si­da­des del re­cién na­ci­do Im­pe­rio bra­si­le­ño, in­de­pen­dien­te des­de 1822 y re­gi­do por Pe­dro I, hi­jo del rey por­tu­gués.

A mano iz­quier­da de es­ta em­ble­má­ti­ca pla­za em­pie­za la Rua dos Mer­ca­de­res, con­si­de­ra­da la úni­ca de la épo­ca co­lo­nial que ha per­vi­vi­do al tiem­po. Se tra­ta de una

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.