En el va­lle má­gi­co

deViajes - - RUTA -

Más de un cen­te­nar de et­nias –con sus res­pec­ti­vos dia­lec­tos–, unos 6.000 ríos y arro­yos y ocho cum­bres que su­pe­ran los 8.000 me­tros de al­ti­tud mar­can el pul­so de un pe­que­ño país con una di­ver­si­dad que enamo­ra al via­je­ro más ave­za­do. Tras so­por­tar ha­ce un año un mo­vi­mien­to te­lú­ri­co que hi­zo tem­blar por com­ple­to el Va­lle de Katmandú, hay que fe­li­ci­tar­se de que si­gan en pie lu­ga­res co­mo Bhak­ta­pur.

Es co­no­ci­da co­mo la ciudad de los de­vo­tos, y así se anun­cia en la en­tra­da con un in­men­so ár­bol sa­gra­do, un fi­cus que es­con­de una pe­que­ña ca­pi­lla en­tre sus raí­ces. Jus­to al la­do, se en­cuen­tra el es­tan­que Sidd­ha Pok­ha­ri; lleno de pe­ces que se con­si­de­ran una de las diez re­en­car­na­cio­nes de la dei­dad Vish­nu.

Pa­ra vi­si­tar la ciudad hay que abo­nar la ta­sa tu­rís­ti­ca (14 €). La pri­me­ra pa­ra­da es la Pla­za de los Al­fa­re­ros, don­de cen­te­na­res de va­si­jas de ba­rro lu­cen ex­pues­tas al sol, y ten­drás una bue­na opor­tu­ni­dad de ad­qui­rir un re­cuer­do. Te pa­re­ce­rá que rea­li­zas un via­je en el tiem­po, pues aquí se ve des­de el ta­lla­do del ba­rro has­ta el tin­ta­do ma­nual o el se­ca­do so­bre al­fom­bras ve­ge­ta­les. En los so­por­ta­les, hay un buen pu­ña­do de tien­das y pues­te­ci­llos, ade­más de ta­lle­res de thang­kas, fa­bu­lo­sos ta­pi­ces pin­ta­dos a mano –a ve­ces du­ran­te me­ses– con mo­ti­vos so­bre Bu­da o la Rue­da de la vi­da.

A so­lo diez mi­nu­tos, se en­cuen­tra la Pla­za Tau­mad­hi, dis­tin­gui­da co­mo Pa­tri­mo­nio de la Hu­ma­ni­dad por la Unesco y, por for­tu­na, prác­ti­ca­men­te in­tac­ta tras el te­rre­mo­to. Siem­pre muy ani­ma­da, es pro­ba­ble que te en­cuen­tres con

En­tra­da a un tem­plo de Bhak­ta­pur.

Cam­pos de arroz en el va­lle de Katmandú.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.