La ciudad bo­ni­ta

deViajes - - RUTA -

Es­te es el so­bre­nom­bre de La­lit­put, y es que asom­bra por su be­lle­za. Co­mo cu­rio­si­dad, es la vi­lla más an­ti­gua en el Va­lle de Katmandú, fue do­mi­na­da por la di­nas­tía Ma­lla y es­con­de cua­tro es­tu­pas si­tua­das en los pun­tos car­di­na­les y co­ro­na­das con cú­pu­las cu­bier­tas de cés­ped. Su ex­cel­so com­ple­jo pa­la­cie­go, otro lu­gar Pa­tri­mo­nio de la Hu­ma­ni­dad des­de 1979, apos­ta­mos que te de­ja­rá oji­plá­ti­co, aun­que pa­ra ac­ce­der ten­drás que pa­gar po­co más de 4 €.

En la Pla­za Dur­bar, una ima­gen de Ha­nu­man (dios mono) re­ci­be al vi­si­tan­te apo­ya­do so­bre las pa­re­des de un pa­la­cio de es­ti­lo ne­wa­ri que fue re­si­den­cia mo­nár­qui­ca. En el re­cin­to so­lo se ele­va­ron tem­plos hin­duis­tas y el mo­nu­men­to más an­ti­guo del lu­gar es una fuente con tres cho­rros de agua, que da­ta del si­glo V. Jus­to a su la­do, se yer­gue el mo­nas­te­rio de­di­ca­do a Krish­na.

Es fa­bu­lo­so Hi­ran­ya Var­na Maha­vir (Tem­plo Do­ra­do), ele­va­do en el si­glo XII y cus­to­dia­do por una pa­re­ja de leo­nes, que lu­ce en la zo­na su­pe­rior de la puer­ta un pre­cio­so man­da­la Ka­la­cha­kra (tán­tri­co). Ya en el pa­tio in­te­rior, en­con­tra­rás al ba­pa­cha, un ni­ño sa­cer­do­te que ha­bi­ta el mo­nas­te­rio du­ran­te 30 días has­ta que es re­em­pla­za­do por otro de los ele­gi- dos. El me­nor de 12 años con­vi­ve en es­tas de­pen­den­cias jun­to a ocho fa­mi­lia­res y no pue­den cam­biar­se de ro­pa du­ran­te su pos­tu­la­do. Ade­más de ser el lí­der del tem­plo, rea­li­za ofren­das –te da­rás cuen­ta por­que lle­va una de las man­gas del atuen­do fue­ra del bra­zo–, se le­van­ta a las 4 h y so­por­ta a los tu­ris­tas ávi­dos de ha­cer­se jun­to a él su me­jor sel­fie.

ALEA­CIÓN MÁ­GI­CA

No pue­des ir­te de Ne­pal sin pro­bar las bon­da­des de los cuen­cos ti­be­ta­nos. Cuan­do se ac­ti­van tie­nen pro­pie­da­des cu­ra­ti­vas por una ma­gis­tral mez­cla de sie­te me­ta­les, que re­pre­sen­tan los cha­kras cor­po­ra­les. Se uti­li­zan tan­to pa­ra las te­ra­pias co­mo pa­ra rea­li­zar me­di­ta­ción pro­fun­da. Su vi­bra­ción es­tre­me­ce de tal for­ma que tam­bién se les lla­ma cuen­cos can­tan­tes.

Si quie­res ini­ciar­te en es­te ri­tual acu­de a Om Han­di­crafts, en la Pla­za Dur­bar, don­de ade­más de ha­cer­te una re­con­for­tan­te de­mos­tra­ción tie­nes la opor­tu­ni­dad de ad­qui­rir­los pa­ra fi­nes te­ra­péu­ti­cos por unos 100 €, que as­cien­den de pre­cio se­gún las ca­li­dad de sus alea­cio­nes o si, por ejem­plo, el re­ci­pien­te ha si­do ta­lla­do du­ran­te una jor­na­da con lu­na lle­na. Si so­lo quie­res al­go de­co­ra­ti­vo en la ciudad los ven­den en mul­ti­tud de rin­co­nes por me­nos de 5 €.

La­dri­llo ro­jo y ar­te­so­na­do de ma­de­ra. Pu­ro ar­te ne­wa­ri.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.