LA NI­ÑA VIR­GEN

deViajes - - RUTA -

Es­ta dio­sa vi­vien­te que lla­man Ku­ma­ri es uno de los sím­bo­los de Ne­pal. Pue­des vi­si­tar­la en su ca­sa-tem­plo de Pa­tán y, si tie­ne a bien, te re­ci­bi­rá pa­ra que veas una tra­di­ción vi­va des­de ha­ce más de 700 años. La me­nor ha de te­ner 36 vir­tu­des y una de­ter­mi­na­ción so­bre­sa­lien­te, pues pa­ra lle­gar a ser ve­ne­ra­da ha pa­sa­do dis­tin­tas prue­bas que de­mues­tran su va­lor y re­nun­cia du­ran­te años a vi­vir jun­to a su fa­mi­lia. Ku­ma­ri so­lo sa­le un par de ve­ces al año de su ho­gar y es lle­va­da en pro­ce­sión con to­dos los ho­no­res. A diario, pa­sa mu­cho tiem­po en so­le­dad, na­die puede ha­blar con ella –ex­cep­to su círcu­lo ín­ti­mo–. Es­ta pe­que­ña cor­te le ale­ja de las vi­si­tas de tu­ris­tas, se­lec­cio­nan los ne­pa­líes que le pre­sen­tan ofren­das o re­pa­ran en de­ta­lles co­mo su cui­da­da ves­ti­men­ta, que no son­ría en pú­bli­co o evi­tar que se hie­ra. Cual­quier atis­bo de san­gre es signo de im­pu­re­za, por eso cuan­do la pú­ber tie­ne su pri­me­ra mens­trua­ción de­ja de ser dio­sa y da pa­so a otra can­di­da­ta. Aun­que se han sua­vi­za­do las nor­mas, y aho­ra las ni­ñas son edu­ca­das pa­ra su nueva vi­da, la tra­di­ción aún ha­bla del mal fa­rio que ten­drán quie­nes las des­po­sen. Ac­tual­men­te, hay re­gis­tra­das una de­ce­na de ku­ma­ris.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.