ARA­CE­NA Huel­va

De cer­dos y gru­tas

deViajes - - ESCAPADAS -

Aquí hay una gru­ta que ma­ra­vi­lla y un ja­món que de­rri­te pa­la­da­res. ¿Te atre­ves a des­cu­brir­los?

De­gus­tar bue­nos ibé­ri­cos y des­cu­brir los sen­de­ros y pa­ra­jes na­tu­ra­les del Par­que Na­tu­ral Sie­rra de Ara­ce­na son dos bue­nos mo­ti­vos pa­ra acer­car­se a es­ta lo­ca­li­dad de la sie­rra onu­ben­se. El otro re­cla­mo es su Gru­ta de las Ma­ra­vi­llas, una tem­plo de es­ta­lac­ti­tas y vis­to­sas for­ma­cio­nes geo­ló­gi­cas di­se­mi­na­das en tres ni­ve­les de ga­le­rías que des­lum­bran al que las vi­si­ta (8,50 €). La ca­vi­dad, si­tua­da en pleno cas­co ur­bano, es el cen­tro de aten­ción de to­do el que lle­ga a Ara­ce­na (en su en­tra­da se ha­lla la Ofi­ci­na de Tu­ris­mo, y un mu­seo de es­cul­tu­ras al ai­re li­bre de­co­ra los al­re­de­do­res). Y es que és­ta fue la pri­me­ra cueva tu­rís­ti­ca de Es­pa­ña, abier­ta al pú­bli­co en 1914.

DA­TE UN GARBEO

As­cien­de has­ta su cas­ti­llo (en­tra­da: 2 €), en lo al­to de la lo­ca­li­dad, y ex­plo­ra sus pla­zas, la igle­sia tem­pla­ria de Ntra. Sra. del Ma­yor Do­lor, er­mi­tas mu­dé­ja­res y nu­me­ro­sas fuen­tes que re­fres­can al vian­dan­te. No te pier­das el la­va­de­ro de la Fuen­te del Con­ce­jo, una de las obras que el ar­qui­tec­to Aní­bal Gon­zá­lez di­se­ñó en Ara­ce­na y al­re­de­do­res.

Prue­ba las ye­mas o el to­cino de cie­lo en la po­pu­lar con­fi­te­ría Ru­fino (Cons­ti­tu­ción, 3).

Ara­ce­na es la prin­ci­pal lo­ca­li­dad del Par­que Na­tu­ral y un pun­to ex­ce­len­te pa­ra ex­plo­rar sus bos­ques oto­ña­les (ri­cos en se­tas) y prac­ti­car de­por­tes co­mo ba­rran­quis­mo, es­ca­la­da o es­pe­leo­lo­gía (des­de 18 €, con www.sie­rraex­tre­me.net).

In­te­rior de la Gru­ta de las Ma­ra­vi­llas.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.