Cas­ti­llos y có­mics

deViajes - - DESTINO -

Si­túa­te fren­te al ma­pa de Cha­ren­te y em­pie­za tu ru­ta por el ex­tre­mo sur del de­par­ta­men­to. Aquí se le­van­ta Au­be­te­rre-sur-Dron­ne, una lo­ca­li­dad en­ca­ra­ma­da a un acan­ti­la­do, cu­ya pie­dra ca­li­za ade­más de dar nom­bre ala po­bla­ción con­fi­rió ese ca­rac­te­rís­ti­co co­lor cre­mo­so a to­dos sus edi­fi­cios.

El as­pec­to me­die­val de Au­be­te­rre se lo de­be­mos a la obra de un ca­ba­lle­ro lo­cal del si­glo XII, Pie­rre de Cas­ti­llon, que le­van­tó aquí su for­ta­le­za y quien más tar­de, a su regreso de las Cru­za­das, ha­ría cons­truir la ex­tra­or­di­na­ria Igle­sia Ru­pes­tre de Saint Jean.

Es­ta ba­sí­li­ca de pro­por­cio­nes im­po­nen­tes –la na­ve cen­tral mi­de 20 me­tros de al­tu­ra– fue ex­ca­va­da en la pie­dra ma­ci­za del acan­ti­la­do con la idea de al­ber­gar al­gún día las re­li­quias de la cruz de Cris­to. Por su pe­cu­liar ar­qui­tec­tu­ra y por su ins­pi­ra­ción en la igle­sia del San­to Se­pul­cro en Je­ru­sa­lén, Saint Jean se con­vir­tió des­de el prin- ci­pio en uno de l os pun­tos de pa­so obli­ga­do pa­ra los pe­re­gri­nos que ya en aque­lla épo­ca se di­ri­gían a San­tia­go de Com­pos­te­la. Hoy Saint Jean si­gue sien­do el gran re­cla­mo de Au­be­te­rre y un lu­gar que –al mar­gen del cre­do que pro­fe­ses– no de­be­rías per­der­te ba­jo nin­gún con­cep­to. (Rue Saint Jean. En­tra­da: 5 €).

No muy l ejos de aquí, otro de l os lu­ga­res de de­vo­ción de los pe­re­gri­nos me­die­va­les en Au­be­te­rre era la co­le­gia­ta de Saint Jac­ques, con­sa­gra­da en 1171. Gran par­te del edi­fi­cio fue des­trui­do du­ran­te las gue­rras de re­li­gión del si­glo XVI, pe­ro se sal­va­ron una mag­ní­fi­ca fa­cha­da de ins­pi­ra­ción mo­zá­ra­be y to­da una mi­ría­da de es­cul­tu­ras en for­ma de gár­go­las, sig­nos del zo­día­co, mons­truos y pe­ca­do­res de to­da ca­la­ña.

Un po­co más al nor­te en el ma­pa, otro lu­gar que bien me­re­ce un al­to en el ca­mino es Vi­lle­bois-La­va­let­te, una de esas po­bla­cio­nes que des­ta­can en el pai­sa­je por t ener un gran cas­ti­llo me­die­val que las co­ro­na.

Pa­sea en­tre vi­ñe­tas de ta­ma­ño XL, vi­si­ta cas­ti­llos y na­ve­ga a tu an­to­jo por el cau­ce del río Cha­ren­te

Vi­lle­bois-La­va­let­te es­tá ro­dea­da por cam­pos de cul­ti­vo y sua­ves co­li­nas. Es­to ha­cía que los guar­das del cas­ti­llo no lo tu­vie­ran di­fí­cil pa­ra con­tro­lar la en­tra­da a la ve­ci­na An­gou­lê­me des­de su po­si­ción pri­vi­le­gia­da. Co­mo tan­tas otras for­ta­le­zas en Eu­ro­pa, la de Vi­lle­bois-La­va­let­te ha pa­sa­do por nu­me­ro­sas vi ci si t udes, de­rrum­bes, obras de am­plia­ción y cam­bio de due­ños en los úl­ti­mos mil años.

Pa­ra sen­tir­te par­te de esa his­to­ria y co­no­cer có­mo pro­gre­san las obras de res­tau­ra­ción a las que hoy es­tá so­met i da, da­te un pa­seo por su pa­tio de ar­mas, su ca­pi­lla ro­má­ni­ca y su pa­la­cio del si­glo XVII; hoy to­da l a f or­ta­le­za per­te­ne­ce a un fi­lán­tro­po que la es­tá res­ca­tan­do del pa­so del t i em­po (En­tra­da: 4 €).

Jun­to al cas­ti­llo se le­van­ta la cu­rio­sa igle­sia de Saint-Ro­main que, si bien tie­ne to­dos los ele­men­tos de una ca­pi­lla ro­má­ni­ca, en reali­dad fue cons­trui­da en 1864. La obra fue po­si­ble gra­cias a la do­na­ción de un so­lo hom­bre, el ca­pe­llán Va­cher, quien de­ci­dió in­ver­tir to­dos los aho­rros de su vi­da –que no eran po­cos– en la re­cons­truc­ción de es­ta ba­sí­li­ca da­ña­da por los te­rre­mo­tos de 1783.

Pe­ro el ges­to no fue del to­do al­truis­ta: a cam­bio de tan ge­ne­ro­sa do­na­ción, el cu­ra pi­dió ser en­te­rra­do en el in­te­rior de la igle­sia (pue­des ver su tum­ba en la ca­pi­lla de la iz­quier­da). Y tam­bién que to­dos los aniver­sa­rios de su fallecimiento, a per­pe­tui­dad, se ce­le­bra­ra una mi­sa en su re­cuer­do. Lo que si­gue su­ce­dien­do más de 150 años des­pués (en­tra­da li­bre).

En l a l oca­li­dad no de­jes de vi­si­tar t am­bién el Mer­ca­do Cu­bier­to, que man­tie­ne su f or­ma y uso ori­gi­na­les des­de el si­glo XVII. Si bien es cier­to que en él ya no se ven­den ani­ma­les vi­vos, to­dos los miér­co­les y sá­ba­dos se pue­den com­prar pro­duc­tos ela­bo­ra­dos por ar­te­sa­nos lo­ca­les.

Uno de l os más apre­cia­dos en el de­par­ta­men­to de Cha­ren­te s on l as tí­pi­cas cor­nue­lle, unas ga­lle­tas de for-

ma trian­gu­lar con bo­li­tas de anís, que sue­len con­su­mir­se du­ran­te los días de la Pas­cua.

EN­TRE DI­BU­JOS ANI­MA­DOS

A es­ca­sos 25 km de Vi­lle­bois-La­va­let­te se en­cuen­tra An­gou­lê­me, la ele­gan­te ca­pi­tal del de­par­ta­men­to de Cha­ren­te. El se­llo de pre­sen­ta­ción de An­gou­lê­me vie­ne sien­do, des­de ha­ce ya 40 años, el uni­ver­so del có­mic. La ciu­dad al­ber­ga el Fes­ti­val In­ter­na­tio­nal de la Ban­de Des­si­née des­de 1974, tie­ne un fla­man­te Mu­seo del Có­mic y una ru­ta de vein­ti­cua­tro pin­tu­ras mu­ra­les que emu­lan vi­ñe­tas di­se­mi­na­das a lo lar­go y an­cho del ma­pa ur­bano, al­gu­nas im­pac­tan­tes.

Si eres de los que pre­fie­re un ti­po de tu­ris­mo más clá­si­co adén­tra­te por los ca­lle­jo­nes em­pe­dra­dos del cas­co his­tó­ri­co has­ta la Ca­te­dral de Saint Pie­rre, una ver­da­de­ra ex­tra­va­gan­cia la­bra­da en pie­dra que sir­vió de re­fe­ren­cia pa­ra la cons­truc­ción de nu­me­ro­sas igle­sias le­van­ta­das en otros lu­ga­res de Fran­cia. Una cu­rio­si­dad: Saint Pie­rre no es una ca­te­dral gó­ti­ca co­mo la ma­yo­ría, sino ro­má­ni­ca, de he­cho es una de las po­cas de es­te es­ti­lo que se con­ser­van en Eu­ro­pa, así que ase­gú­ra­te de no per­der de­ta­lle.

Si­guien­do por la Rue des Pos­tes lle­ga­rás has­ta la Pla­ce J.F.Ken­nedy don­de se le­van­ta el emblemático edi­fi­cio del Ayun­ta­mien­to, cons­trui­do so­bre un an­ti­guo Cas­ti­llo con­dal, del que to­da­vía se con­ser­van dos to­rres ori­gi­na­les de los si­glos XIII y XV.

Si el tiem­po es bueno y te ape­te­ce es­tar en con­tac­to con la na­tu­ra­le­za, acér­ca­te has­ta uno de los pun­tos fa­vo­ri t os de l os ha­bi­tan­tes de l a ciu­dad du­ran­te los me­ses de pri­ma­ve­ra y ve­rano: el pa­seo f l uvial del río Cha­ren­te (Bou­le­vard Bes­son Bey). Ade­más de po­der ha­cer un pic­nic y to­mar el sol, aquí t am­bién en­con­tra­rás op­cio­nes pa­ra na­ve­gar por el río. Nues­tra fa­vo­ri­ta son los Ba­teaux Rou­ges, unos pe­que­ños bo­tes eléc­tri­cos que pue­des al­qui­lar por ho­ras ( www.les­ba­teaux­rou­ges.

com. Des­de 30 €/ ho­ra pa­ra 5 pla­zas).

Igle­sia de Sain­tRo­main, en Vi­lle­bois La­va­let­te.

Pin­tu­ras mu­ra­les en An­gou­lê­me.

Pla­za J.F. Ken­nedy y el Ayun­ta­mien­to el fon­do.

Pa­seo flu­vial del río Cha­ren­te.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.