Una ciu­dad bri­llan­te

deViajes - - RUTA -

Es oro to­do lo que re­lu­ce. Siem­pre que es­te­mos en San Petersburgo, cla­ro. Los an­ti­guos prín­ci­pes y go­ber­nan­tes que­rían im­pre­sio­nar y tra­je­ron ar­qui­tec­tos fran­ce­ses, ale­ma­nes e ita­lia­nos pa­ra re­pro­du­cir el es­plen­dor de las ciu­da­des más ad­mi­ra­das de la épo­ca. Así se co­men­zó a le­van­tar es­te otro en­cla­ve que Pe­dro el Gran­de, su fun­da­dor, lla­mó la ventana a Eu­ro­pa. Hoy es la se­gun­da ur­be más im­por­tan­te de Ru­sia, con un pa­sa­do fas­ci­nan­te (aquí co­men­zó, por ejem­plo, la Re­vo­lu­ción de 1917) y un pre­sen­te igual de se­duc­tor.

Em­pie­za por la Nevsky Pros­pekt, la ave­ni­da prin­ci­pal, re­ple­ta de res­tau­ran­tes, tien­das y ca­fe­te­rías, co­mo el Ca­fé Li­te­ra­rio ( www.lit­ca­fe. su) –des­de aquí sa­lió el es­cri­tor Push­kin pa­ra ba­tir­se en el due­lo que le cos­ta­ría la vi­da– o el Ca­fé Sin­ger ( www.sin­ger­ca­fe.ru), ubi­ca­do en el edi­fi­cio de es­ti­lo art nou­veau di­se­ña­do pa­ra la com­pa­ñía de má­qui­nas de co­ser Sin­ger a co­mien­zos del si­glo XX, y que fun­cio­na ade­más co­mo ca­fe­te­ría (ca­fé con le­che: 3,5 €).

Aun­que so­lo sea por unas ho­ras, la vi­si­ta al Mu­seo del Her­mi­ta­ge ( www.her­mi­ta­ge­mu­seum.org) es obli­ga­to­ria. Com­pra la en­tra­da con an­te­la­ción (9 €), o haz al­gu­na de las ex­cur­sio­nes que ofre­ce el cru­ce­ro en la que es­té in­clui­do pe­ro, so­bre to­do, se­lec­cio­na lo que quie­res ver por­que la co­lec­ción es inmensa.

To­do se de­be a Ca­ta­li­na II, gran afi­cio­na­da a los jue­gos de car­tas que, co­mo pa­go de una deu­da, re­ci­bió más de 200 cua­dros. Des­pués, pen­só en crear una ga­le­ría que su­pe­rara a las co­lec­cio­nes de otros re­yes y co­men­zó a com­prar to­do lo que en­con­tra­ba en las subastas eu­ro­peas. Hoy, en­tre los ele­men­tos más des­ta­ca­dos, po­drás ver la co­lec­ción de pin­tu­ras de Rem­brandt, que su­pera a la del Lou­vre.

Con­ti­núa por la ca­te­dral de San Pe­dro y San Pa­blo, en la For­ta­le­za del mis­mo nom­bre, si­tua­da en la is­la de Zá­ya­chi. Ade­más de los sar­có­fa­gos de pie­dra del in­te­rior, el pun­to más atrac­ti­vo es la enor­me agu­ja do­ra­da que re­ma­ta el cam­pa­na­rio, a 123 me­tros. Cuen­ta una le­yen­da que los súb­di­tos del zar no sa­bían có­mo ac­ce­der a ella pa­ra lim­piar­la has­ta que un cam­pe­sino se ofre­ció a ha­cer­lo. El hom­bre cum­plió y el zar le ob­se­quió con el pri­vi­le­gio de te­ner ac­ce­so li­bre a las be­bi­das en los ba­res. Pa­ra que lo re­co­no­cie­ran, se hi­zo un ta­tua­je en el cue­llo y cuan­do iba a la ta­ber­na, bas­ta­ba con en­se­ñar­lo pa­ra que el due­ño su­pie­ra que te­nía ba­rra li­bre. Ese ges­to de dar­se con el de­do en el cue­llo ha que­da­do gra­ba­do en los ha­bi­tan­tes de San Petersburgo, que lo uti­li­zan pa­ra in­di­car que van a be­ber o han es­ta­do be­bien­do.

UN PA­SA­DO A TO­DO CO­LOR

De­ja tiem­po pa­ra vi­si­tar la igle­sia del Sal­va­dor so­bre la San­gre De­rra­ma­da (5 €), cu­yo nom­bre es un ho­me­na­je al zar Ale­jan­dro II, que su­frió en es­te lu­gar un aten­ta­do que le cos­tó la vi­da. Es­tá jun­to al Ca­nal Gri­bo­ye­dov, pe­ro se lo­ca­li­za por sus cú­pu­las, to­rres de co­lo­res y for­mas lla­ma­ti­vas tí­pi­cas del es­ti­lo neo­ru­so, que sur­gió co­mo reac­ción al art nou­veau. El ex­te­rior es re­car­ga­do pe­ro el in­te­rior no se que­da atrás.

El co­lor y la pom­pa tam­bién es­tán pre­sen­tes en el Pa­la­cio de Ca­ta­li­na en Push­kin. El edi­fi­cio, con su lla­ma­ti­va fa­cha­da blan­ca y ce­les­te y sus cú­pu­las do­ra­das se re­cons­tru­yó com­ple­ta­men­te tras la Se­gun­da Gue­rra Mun­dial y guar­da la ex­cén­tri­ca sa­la de ám­bar, una ha­bi­ta­ción cu­yas pa­re­des es­tán re­cu­bier­tas en­te­ra­men­te por es­ta pie­dra. No es el ori­gi­nal, pe­ro gra­cias a las fo­to­gra­fías exis­ten­tes se vol­vió a mon­tar de la ma­ne­ra más fiel po­si­ble. Pa­ra ello hi­cie­ron fal­ta 7 to­ne­la­das de es­ta pie­dra se­mi­pre­cio­sa com­pues­ta de re­si­na fó­sil de co­lor anaran­ja­do.

Mu­seo del Her­mi­ta­ge, en San Petersburgo.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.